'El jardín de la Alegría', la accidentada película que Hitchcock rodó en Alemania

El cineasta de 'Psicosis' debutó en la gran pantalla con una cinta muda cuyos exteriores grabó en Italia tras pasar una cámara de contrabando

Un fotograma de 'El jardín de la alegría', la ópera prima de Alfred Hitchcock./
Un fotograma de 'El jardín de la alegría', la ópera prima de Alfred Hitchcock.
Boquerini .
BOQUERINI .

Alfred Hitchcock (Londres, 1889 – Los Ángeles, 1980) es uno de los directores más famosos de la historia. A pesar de no haber logrado nunca un Oscar, fue el primero en lograr que, en los créditos de sus películas, su nombre apareciese por encima del de sus actores y con letras de mayor tamaño. Sin embargo, sus inicios fueron bastante laboriosos, y su ópera prima, 'El jardín de la alegría', la rodó en Alemania.

El autoritarismo y la rigidez moral presidieron la educación del joven Alfred. De familia y educación católica, estudió en un colegio de los jesuitas. Ahí arranca el interés del director por el tema de la culpa, omnipresente en todos sus filmes y esquema común de la trama profunda de sus historias, normalmente como una alegoría sobre el pecado y la redención: «Si han sido educados en los jesuitas como yo lo fui, estos elementos tienen importancia. Yo me sentía aterrorizado por la policía, por los padres jesuitas, por el castigo físico, por un montón de cosas. Éstas son las raíces de mi trabajo», dijo en una ocasión.

Hitchcock, que desde los dieciséis años leía con avidez revistas de cine y no se perdía las películas de Chaplin, Buster Keaton, Douglas Fairbanks y Mary Pickford, empezó a trabajar en una compañía de electricidad hasta que con 20 años leyó en una revista que una compañía cinematográfica estadounidense, la Famous Players-Lasky, iba a instalar unos estudios en Londres. No se lo pensó dos veces y se presentó en las oficinas de la Famous con unos bocetos de decoración para películas mudas que había diseñado. De inmediato, la compañía lo contrató como diseñador de rótulos y decorados. Aún faltaban algunos años para que el cine sonoro se impusiese y las películas mudas se veían con rótulos o intertítulos que explicaban la acción y el diálogo de los actores. El primer año trabajó de rotulista en varias películas y, al año siguiente, consiguió que le fueran encargados los escenarios y los diálogos menores de nuevos filmes.

Un fotograma de la cinta.
Un fotograma de la cinta.

En 1923 el actor, guionista y productor Seymour Hicks le ofreció que codirigiera un filme menor, 'Always tell your wife', y poco después colaboró en el rodaje de una película inacabada por falta de presupuesto, 'Mrs. Peabody'. Eran sus primeras experiencias cinematográficas de verdad. En los estudios, Hitchcock había conocido a Alma Reville, un muchacha gran aficionada al cine, que había trabajado en los estudios de una compañía londinense desde los dieciséis años. Alma y Hitchcock colaboraron en varias películas, y en 1923 viajaron a Alemania para localizar los exteriores de un filme cuyo guión había escrito Hitchcock, 'The prude's fall'. En el barco de regreso a Inglaterra, Hitchcock se declaró e iniciaron un largo noviazgo.

En 1925 le ofrecen por fin dirigir una película, la coproducción anglo-alemana 'El jardín de la alegría' ('The pleasure garden'), su ópera prima como director. La película se rueda en Munich con exteriores en Italia y Hitchcock tiene a Alma Reville como ayudante para trasladar a los actores. El guion está basado en una novela de Oliver Sandys y la película la protagonizan Virginia Valli, Miles Mander, Carmelita Geraghty y John Stuart. La película es un drama bastante convencional con toques de humor pero, como para indicar la trayectoria futura de su director, ya había un crimen en la trama: Patsy es una corista que trabaja para la compañía de teatro El jardín de la alegría. Un día conoce a una joven recién llegada a la ciudad, Jill, que desea hacerse un hueco en la compañía. Patsy se hace amiga de ella y le consigue una audición, convirtiéndose inmediatamente en la estrella del show. Jill está prometida a Hugh, un joven militar que deberá separarse pronto de ella para emprender viaje hacia el Trópico, donde debe unirse a la colonia inglesa. Mientras Hugh está en su destino, Patsy entabla relaciones con Levett, un compañero de Hugh, viajando al Lago como en viaje de novios. Tiempo después, cuando Patsy va a reunirse con su marido, lo encuentra en brazos de otra mujer.

Hithcock recordó en su famosa entrevista con François Truffaut que los avatares de aquel primer rodaje resultaron mucho más apasionantes que la trama de la película: para rodar en Italia pasaron la cámara de contrabando debajo de su litera del tren para no pagar derechos de importación. «Siempre he tenido miedo a los policías y entonces empiezo a sudar y me entero a la vez que hay diez mil pies de película virgen en nuestros equipajes y que tampoco hay que declararlos… Aparecen los aduaneros y se crea un enorme suspense para mí. No encuentran la cámara, pero encuentran la película y, como no la habíamos declarado, la confiscan».

Hay problemas de dinero, y Hitchcock no se atreve a pedir más a los coproductores alemanes… Hay además un problema con la actriz contratada que debía ahogarse: «No puede entrar en el agua, me dicen y no entiendo nada. Y allá, en la acera dos operadores se ven obligados a explicarme lo del periodo de menstruación. En toda mi vida jamás había oído hablar del tema», confiesa Hitchcock a Truffaut. «Encontramos otra chica pero como está algo más gorda que la alemana 'indispuesta' el actor no consigue llevarla en brazos y la deja caer.(…) Cuando al fin consigue llevarla, una viejecita que recogía conchas cruza el encuadre mirando a la cámara de frente».

Sorprendentemente, la película es un enorme éxito de público y crítica. El diario London Daily Express tituló, refiriéndose a Hitchcock: «Un joven con cerebro de maestro». Hitchcock haría aun otras ocho películas mudas antes de su debut en el cine sonoro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos