Eskorbuto, la película maldita

Roberto Moso fue testigo del origen de Eskorbuto y bautizó al grupo. El músico y colaborador de EL CORREO expresa su ilusión sobre la película que producirá Álex de la Iglesia

Roberto Moso, en una fotografía de 1989, cuando estaba al frente del grupo Zarama./
Roberto Moso, en una fotografía de 1989, cuando estaba al frente del grupo Zarama.
Roberto Moso
ROBERTO MOSO

Era como una maldición. No menos de siete veces me han citado en los últimos años para hablarme del proyecto: la película sobre Eskorbuto.

A veces se truncaba en la fase de guion, otras a la hora de las subvenciones. En la mayoría de los casos ni siquiera supe por qué se frustró el plan. Lo cierto es que el dichoso biopic siempre se venía abajo y alguna vez, incluso, productores de prestigio con películas laureadas en su currículo, desistían de llevarlo a cabo.

Es curioso, el único proyecto hasta ahora que se ha hecho realidad es al que menos futuro le veía. Pero 'Generación Anti-Todo' del santurtziarra Iñigo Cobo, no es, en realidad, una película sobre Eskorbuto. En esa mezcla de documental y ficción se acercan al fenómeno desde la perspectiva de una generación que los ve como algo cercano y remoto a la vez. Es un trabajo que se deja ver con agrado y que tiene momentos brillantes, pero sus entusiastas gestores no han podido exhibirla en el circuito convencional. La cinta se estrenó con éxito en el Zinebi y ahora va recorriendo Casas de Cultura y salones similares con cinefórum incluido.

Pero el gran biopic sobre la increíble andadura eskorbutiana sigue pendiente. Y mira que es cinematográfica su historia. Yo me puedo imaginar ya las escenas: Eskorbuto naciendo como idea difusa entre la humareda de aquel garito de mala fama; Eskorbuto estrenándose ante los niños de una escuela, en el barrio de San Juan; Eskorbuto viajando a Madrid con Josu agazapado bajo el asiento porque no lleva billete; Eskorbuto detenidos por la policía que les aplica la ley anti-terrorista solo con ver los títulos de las canciones que llevan en una maqueta; Eskorbuto volviendo quemados de aquella experiencia y predicando la filosofía anti-todo; Eskorbuto viajando a México, donde les espera una inesperada marea de seguidores y por último: Jualma y Josu uniendo sus nombres a la larga lista de muertos por el caballo.

La verdad es que elementos para una película excepcional no les faltan. Uno sueña con que alguna vez se pudieran llevar a la pantalla historias como la de Los Bravos o Cecilia y se hiciera con la maestría y efectividad con la que hemos visto las peripecias de Freddie Mercury o Tina Turner.

Me consta que 'Demasiados enemigos' (titulo provisional) se está trabajando con cariño y profesionalidad. A todos los que, en diversa medida, nos movimos en el entorno de la banda se nos ha consultado hasta el último detalle y el guión, a cargo de Aitor Gutiérrez y Pedro Rivero está construido con solvencia.

Claro que el gran reto vendrá después. Lograr actores que se acerquen a los perfiles imposibles de Josu y Jualma no será nada fácil. Reflejar aquella relación amor/odio tan perfecta tampoco y recrear aquellos ambientes desquiciados de los 80 ni te cuento.

Hay hasta un Robertito Moso por ahí, que encarnará vete tú a saber quién. En cualquier caso parece que, por fin, 'la maldición de la pelí sobre Eskorbuto' se rompe definitivamente y en un plazo razonable el mito pasará a la gran pantalla. «Todo estará viejo –Josu dixit– y nosotros estaremos muertos».