'Entre dos helechos: la película': Galifianakis se queda a gusto

Zach Galifianakis y Jon Hamm, en la presentación de la película./
Zach Galifianakis y Jon Hamm, en la presentación de la película.

La serie de entrevistas del más rarito de 'Resacón en Las Vegas' se convierte en un mockumentary por obra y gracia de Netflix para hacer mofa y befa de Hollywood

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

No cabe duda de que la llegada de las plataformas de vídeo bajo demanda a nuestro país ha puesto a nuestro alcance contenidos que hace tan solo unos años eran impensables. Sin ir más lejos, toda la corriente de documentales sobre crímenes reales o los monólogos de cómicos, algunos de corte muy yanqui, con los que HBO, Amazon o Netflix completan su parrilla jamás habrían visto la luz por estos lares. Precisamente esta última acaba de poner a disposición de sus clientes 'Entre dos helechos: la película'.

Ah, ¿que había una serie?

Pues sí. Bueno, a ver, no es una serie como tal. 'Entre dos helechos' ('Between Two Ferns' en inglés) es un programa de entrevistas en clave de humor que presenta Zach Galifianakis, el actor que da vida al personaje rarito de 'Resacón en Las Vegas'. Galifianakis comenzó con el programa, disponible en la web Funny or Die y en cadenas como Comedy Central, en 2008. Desde entonces, y de forma intermitente, ha ido entrevistando a celebridades.

Uhm, ¿y por qué se llama 'Entre dos helechos'?

Esa es fácil. Básicamente, porque entrevistado y entrevistador se colocan entre dos helechos, junto a una mesa dispuesta en el centro y sobre un fondo negro.

Cuéntame más.

Pues mira, por el programa han pasado invitados como Michael Cera, Jimmy Kimmel, Jon Hamm, Natalie Portman, Bradley Cooper, Charlize Theron, Conan O'Brien, Andy Ritchter, Ben Stiller, Steve Carell, Sean Penn, Bruce Willis, Tila Tequila, Jennifer Aniston, Will Ferrell, Jennifer Lawrence, Naomi Watts, Christoph Waltz, Anne Hathaway, Amy Adams, Jessica Chastain, Sally Field, Bradley Cooper, James Franco, Justin Bieber, Tobey Maguire, Samuel L. Jackson, Barack Obama (en 2014, cuando aún era presidente), Brad Pitt, Hilary Clinton, Jerry Seinfeld, Cardi B., Jon Stewart y Tina Fey.

¿Cómo es que no había oído nada de ello?

Ah, pues ni idea, pero si te sirve de consuelo yo tampoco había oído hablar de ello y, mira, ahora muy fan.

¿Y de esto ha salido una película?

Por sorprendente que parezca, sí. El filme sigue la estela de series como 'The Office' y 'Parks and Recreations' y se apunta a la moda del 'mockumentary', el falso documental cómico, en el que, además de asistir a algunas de las entrevistas, se detalla cómo el equipo trabaja detrás de las cámaras. Ahí está la asistenta que carga por todos lados con un iMac G3 -sí, aquellos ordenadores de colores Apple que tenían asa- porque «¿quién necesita portátil?». Asegura que para que su jefe entienda el día a día debe elaborar dibujos muy básicos. No es la única que piensa que a Zach le falta un hervor. Cameron, el cámara, cree es idiota. Por su parte, la maquilladora está obsesionada con rechazar a todas las celebridades, a pesar de que ninguno la ha invitado a salir.

Tiene buena pinta. ¿Hay argumento?

Sí. El punto de partida es una entrevista fallida a Matthew McConaughey en la que éste casi muere ahogado. A partir de ahí, un Will Ferrell, fundador de Funny or Die -este dato es real-, obsesionado por los clicks -«se convierten en billetes verdes, más cocaína», dice-, le cita en su despacho y le propone un trato: Galifianakis deberá entregarle diez nuevas entrevistas en un periodo de dos semanas, si lo consigue, Ferrel se compromete a darle un Late Night diario y vitalicio, «como corresponde a un presentador blanco y heterosexual», apostilla Galifianakis. Para lograr su propósito, el presentador y su equipo deberán viajar por todo Estados Unidos.

Jajaja, muy bueno

Sí, tiene grandes golpes, aunque es cierto que está todo muy enfocado a la realidad de Hollywood. Es decir, si te interesa ese mundillo disfrutarás de cómo actores y presentadores se ríen de sí mismos. Impertinente y faltón, Galifianakis no duda en llamar al ahora barbudo David Letterman, «Santa Claus con un desorden alimenticio»; la presentación de Paul Rudd arranca con un «algunos lo tienen todo, el físico y el talento. ¿Cómo es tener sólo el físico?». Y para Jon Hamm tiene un «Bradley Cooper ha escrito, producido y dirigido 'Ha nacido una estrella', ¿abrirá eso la puerta a otros tíos buenos sin talento?». Las tomas falsas durante los créditos son también geniales.