Colette, una mujer empoderada

Keira Knightley se mete en la piel de la escritora francesa Sidonie-Gabrielle Colette, más conocida como Colette (1873-1954).

Keira Knightley deslumbra en la piel de la escritora francesa, que desafió la moral de su época

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Colette es, sin duda, la escritora más popular de la literatura francesa. A su legado de novelas, obras teatrales, artículos periodísticos, textos para catálogos, guiones de cine y traducciones, se suma su paso por los escenarios y una vida que solo esperaba ser llevada a la pantalla y que incluye tres matrimonios, amores con otras mujeres que escandalizaron en su época e incluso invenciones en el terreno de la moda, el maquillaje y la perfumería.

Su historia, como la de tantas otras, es la de una mujer sometida a un hombre que se aprovechó de su talento. Sin embargo, la 'Colette' de Wash Westmoreland, que encarna Keira Knightley en el mejor papel de su carrera, no cae en el maniqueismo y dota a su pareja protagonista de complejidad y zonas grises. La bola de nieve con una Torre Eiffel que el escritor Henry Gauthier-Villars, alias Willy –catorce años mayor que ella–, le regala cuando es una jovencita con trenzas que vive en el campo es el particular Rosebud de esta historia sobre una mujer que aprende a tomar las riendas de su vida.

Casada con Willy cuando apenas había cumplido los veinte años, Colette escribe para su esposo un dietario con sus recuerdos de adolescente, 'Claudine en la escuela', que se convertirá en un fenómeno literario. Durante cinco años Colette permanecerá en la sombra, desconocida de todos, creando secuelas para que su marido firme y dilapide las ganancias.

La Colette real, una escritora que escribía novelas y también actuaba en espectáculos de music hall.
La Colette real, una escritora que escribía novelas y también actuaba en espectáculos de music hall.

Willy (Dominic West) actúa en el filme como mentor y acicate del talento de Colette. La introduce en los salones y los ambientes mundanos del París de principios del siglo XX. También le anima a escribir y pule su prosa en busca de la comercialidad que les permita llevar un tren de vida de ricachones con mansión en el campo. El acierto del filme es no pintar al escritor como un villano de una sola pieza. Colette demuestra cariño por él hasta el final de su relación. Juntos llegan al revolucionario acuerdo en la época de mantener cada uno sus propios amantes. El dinero, en el caso de Willy, era más poderoso que los celos.

Keira Knightley encuentra el papel de su vida en la piel de una mujer que lucha por encontrar su propia voz en la literatura y en la vida. Realiza el tránsito de jovencita inexperta a sofisticada estrella del music hall, capaz de fascinar por igual a hombres y mujeres. 'Colette' trasciende con inteligencia su condición de pulcro 'biopic' y relata una tormentosa historia de amor que va mucho más allá de la crónica de un empoderamiento y una salida del armario. Lástima que en las escenas de cama, ellas y ellos hagan el amor con la ropa puesta, cruel recordatorio de los tiempos pudorosos que nos ha tocado vivir.

 

Fotos

Vídeos