'El castillo de Dragonwyck', un debut bajo presión

Un fotograma de la cinta./
Un fotograma de la cinta.

Joseph Leo Mankiewicz es el cineasta detrás de este largometraje que contó con la supervisión de Lubitsch, algo que acabó enfrentándolos durante años

Boquerini .
BOQUERINI .

Joseph Leo Mankiewicz (Wilkes-Barre, Pensilvania, 11 de febrero de 1909 - Bedford, Nueva York, 5 de febrero de 1993) ha pasado a la historia como el director que nunca hizo una película mala. Antes de su debut como director en 1946 con 'El castillo de Dragonwyck', había sido guionista y productor. Ganó dos veces el Oscar tanto por mejor director como por mejor guión adaptado, por 'Carta a tres esposas' (1949) y 'Eva al desnudo' (1950). Su hermano mayor, Herman Mankiewicz fue un importante guionista y productor de cine, autor del guion de 'Ciudadano Kane'.

Sus primeros pasos en el cine estadounidense los dio en los estudios Paramount donde se dedicaba a escribir los rótulos de las películas mudas de la época. Contratado por la Metro-Goldwyn-Mayer, obtuvo su primer éxito profesional al colaborar en el guion del melodrama negro 'El enemigo público número uno' (1934) de W. S. Van Dyke, película que consiguió el Oscar al mejor guion, aunque el premio fue concedido a Arthur Caesar, ya que fue quien firmó finalmente el guion. Aquel primer paso dio resultados positivos, que se consolidaron con otros dos guiones para el mismo director pensados como vehículos para el lucimiento de Joan Crawford: 'Cuando el diablo asoma' (1934) y 'Vivo mi vida' (1935). Pronto intenta que Louis B. Mayer le permita dirigir sus propios guiones, pero Mayer prefiere convertirlo en productor y desempeñó este cargo entre 1935 y 1942, produciendo 19 filmes para MGM, entre los que destacan 'Furia' (1936), dirigida por Fritz Lang e 'Historias de Filadelfia' (1940), dirigida por George Cukor.

Frustrado por no poder dirigir sus propias películas, Mankiewicz se va a la 20Th Century Fox, donde su jefe supremo, Darryl F. Zanick le pide que lea una novela gótica de Anya Seton entre 'Jane Eyre' y 'Rebeca', llamada 'Dragonwyck', cuyos derechos había comprado. Zanuck le había ofrecido llevar el libro al cine a Ernst Lubitsch, pero este había sufrido un ataque al corazón y había abandonado el proyecto. Zanuck, que sabía que Mankiewicz admiraba a Lubitsch, y que deseaba dirigir cine, le ofrece el proyecto para llevar el libro a la pantalla bajo la supervisión de Lubitsch.

La película se rueda en los estudios de la Fox de Hollywood entre el 12 de febrero y el 4 de marzo de 1945. Aunque Mankiewicz, que había escrito el guion, pensó que la tutela de Lubitsch le iba a resultar muy beneficiosa, pronto surgieron desavenencias y acabaron peleándose, discutiendo por donde se debía colocar la cámara y otros aspectos de la dirección. El director de fotografía, Arthur Miller, se puso de parte de Mankiewicz, aumentando el enfado de Lubitsch, que prohibió que su nombre apareciese en los créditos del filme y que estuvo bastante tiempo después sin dirigir la palabra al nuevo director.

La película la protagonizaron actores en nomina de la Fox: Gene Tierney, Walter Huston, Vincent Price, y Glenn Langan. La acción se sitúa a principios del siglo XIX en el valle del río Hudson, donde vive un elegante y loco terrateniente, Nicholas Van Ryn (Vincent Price), que aterroriza a sus inquilinos para, de esta forma, dominar sus vastos dominios como un señor feudal. Se casa con una hermosa campesina llamada Miranda Wells (Gene Tierney) que no tarda mucho tiempo en descubrir que su marido es un asesino. La chica logrará salvar su vida gracias a la ayuda de un médico, el doctor Jeff Turner (Glenn Langan).

La película resultó una excelente adaptación, con unos brillantes diálogos y una sabia utilización de la elipsis, y un gran éxito de taquilla, que permitió al director seguir dirigiendo, pero Mankiewicz comprobó también el despótico poder de Zannuck cuando ordenó cambiar el final del filme por otro más convencional, acomodaticio y feliz.

Un fotograma del debut de Mankiewicz.
Un fotograma del debut de Mankiewicz.

En el recuerdo

Sobre los problemas del rodaje, Gene Tierney diría después: «Lubitsch no estaba contento con la labor de Mankiewicz, y un día me dijo: '¿Qué he hecho? ¿Cómo he podido confiar nuestra película a un novato que no sabe hacer nada?' Era cierto que entonces Joe no sabía mover la cámara muy bien. Pero era voluntarioso y brillante y no le importaba pedirle ayuda al operador. Todo el equipo lo secundó y ayudó mucho. Yo le dije a Lubitsch que el filme estaba en buenas manos».

La directora artística Lyle Wheeler recordaría: «Mankiewicz pensaba que conseguiría mejores trabajos de sus actrices si estas se enamoraban un poco de él. Gene Tierney se enamoró de su director, pero sus resultados no mejoraron en absoluto su forma de actuar, que pese a los esfuerzos de Joe, es monótona. Por otra parte la sofisticada belleza de Tierney no era el físico más adecuado para ser hija de un pobre granjero».

Sobre su trabajo en el filme, Vincent Price aseguraría: «Joe me pidió adelgazar mucho para hacer el papel de Nicholas. Me hizo llevar un corsé para darle al personaje toda la altanería y elegancia posible».

 

Fotos

Vídeos