'Basque Selfie': la lucha por el baserri

Agus Barandiaran e Itziar Ituño en una imagen promocional de 'Basque Selfie'.

El músico Agus Barandiaran se convierte en actor y protagoniza una película que narra su drama real para preservar de la piqueta el caserío familiar desde hace diez generaciones

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

La noticia apareció en EL CORREO el 29 de mayo de 2013. El caserío 'Asteinza', en Maruri, tenía los días contados. La Diputación de Bizkaia había condenado la casa, que se levantaba sobre terrenos donde estaba previsto ampliar la carretera que conecta Plentzia y Mungia. La familia del trikitilari Agus Barandiaran, líder del grupo Korrontzi, habitaba 'Asteinza' desde hacía diez generaciones, desde 1540 y hasta finales de los 90, cuando tuvieron que abandonarla porque el paso del tiempo había multiplicado los achaques de la vivienda. Entonces, los propietarios pidieron permisos para rehabilitar el edificio, pero no los consiguieron. Se encontraron con multitud de trabas porque el futuro del baserri, denunciaron, «ya estaba escrito».

Entrevista

Presentada en el pasado Festival de San Sebastián, 'Basque Selfie' narra la agonía de Agus Barandiaran ante la inminente expropiación. La película de Joaquín Calderon, que Barton Films estrena este viernes en los cines con seis copias –en las capitales vascas, Pamplona, Madrid y Barcelona–, combina la apariencia de la ficción y el sustrato documental. Agus Barandiaran se interpreta a sí mismo, acompañado de actores profesionales como Itziar Ituño (la inspectora de policía de 'La casa de papel'), Itziar Aizpuru ('Loreak') y el veterano Kandido Uranga ('Errementari'). Ituño encarna a una periodista que se interesa por la noticia y se pone en contacto con Barandiaran. El trikitilari afrontará la inminente demolición del hogar familiar sumergido en giras y conciertos, impotente ante un decisión injusta que le llevó a pedir amparo al Ararteko.

Joaquín Calderón conoció a Agus Barandiaran hace un par de años mientras grababa una de las espectaculares actuaciones de música y danza de Korrontzi en el Festival de las Murallas de Pamplona. «Quedé prendado de su energía y su carisma presentando los temas», recuerda el realizador navarro. «Después seguimos en contacto y un día me dijo que tenía una historia, pero que no sabía cómo contarla. Me invitó a Maruri y decidimos rodar un documental».

Agus Barandiaran e Itziar Ituño en 'Basque Selfie'.
Agus Barandiaran e Itziar Ituño en 'Basque Selfie'.

Aquella idea inicial dio paso a «una película de ficción basada en hechos reales», tal como la define su director, que tiene como protagonista y guía del espectador a la reportera televisiva que interpreta Itziar Ituño. El guion también inventa el personaje de la madre de la periodista (Itziar Aizpuru), que ingresa en una residencia con los primeros síntomas del alzhéimer. «Pierde la memoria, sus recuerdos, la identidad, en definitiva», describe Calderón. «En 2013 rodé un corto con Belinda Washington y Txema Blasco, 'Caminante', que ya hablaba del alzéimer y la demencia senil, un tema olvidado que lo tenemos a la vuelta de la esquina».

En 'Basque Selfie' desfilan personajes que se interpretan a sí mismos como los periodistas Félix Linares y Amaia Madinabeitia, y el historiador Alberto Santana, que explica ante la cámara el significado del caserío en la cultura vasca. «Alberto justifica por qué 'Asteinza' es una joya que hay que mantener, una de las primeras construcciones que se edificaron en Bizkaia, donde los caseríos daban nombre a las familias. La evolución y el progreso están muy bien, pero no a cualquier precio».

'Basque Selfie', que salta en sus diálogos del euskera al castellano (todas las copias van subtituladas), descubre la faceta interpretativa de Agus Barandiaran, al que el director rodeó de actores profesionales para que se sintiera cómodo. «Yo me considero alumno de Abbas Kiarostami», descubre Joaquín Calderón. «Él confía mucho en los 'actores naturales', como los llama, gente sin formación académica interpretativa, pero con una personalidad a la que se le puede sacar partido con la cámara».

El caserío 'Asteinza', en el que vivió desde hace diez generaciones la familia de Agus Barandiaran.
El caserío 'Asteinza', en el que vivió desde hace diez generaciones la familia de Agus Barandiaran. / EL CORREO

En pleno rodaje, el músico se cortó un dedo con un cortacésped, un drama para un trikitilari. El accidente se incorporó al guion. «Esas escenas fueron las más duras para Agus», apunta el director, encantado con su protagonista. «Yo no sé si caerá el Goya al mejor actor revelación pero casi», bromea. 'Basque Selfie' también da título al disco-libro que Korrontzi presentó en la pasada Azoka de Durango, con la banda sonora y el guion de la película. En los créditos figuran, entre otros, la Orquesta Sinfónica de Bilbao, el txistulari Garikoitz Mendizabal y el pandero de Xabier Berasaluza 'Leturia'.

¿Qué ocurrió con el caserío Asteinza? No es cuestión de hacer 'spoilers', aunque digamos que 'Basque Selfie' no tiene un final tan pesimista como podría adivinarse en los primeros compases. «Para Agus decir «etxea» es algo que le enseñaron a valorar y mantener desde pequeño. Me gustaría que el público se emocionase y reflexionara sobre el respeto hacia la tradición y los valores que se están perdiendo en nuestro sistema materialista y especulativo en el que todo vale», confía el director.