Bryan Singer: el triunfador apestado de los Globos de Oro

El director Bryan Singer, cuyo nombre no se ha mencionado en toda la ceremonia de los Globos de Oro./
El director Bryan Singer, cuyo nombre no se ha mencionado en toda la ceremonia de los Globos de Oro.

El director de 'Bohemian Rhapsody', acusado de violar a un menor en 2003, ha estado ausente en los agradecimientos de los premiados

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Su película ha sido la gran triunfadora de los Globos de Oro, pero su nombre no se ha escuchado en toda la noche. Bryan Singer (Nueva York, 1965) asiste al apotéosico éxito mundial de 'Bohemian Rhapsody' convertido en un apestado. Su protagonista, Rami Malek, agradeció su premio al mejor actor a Freddie Mercury, pero no mencionó al director que le ha llevado a la gloria. Desde que en diciembre de 2017 fuera acusada de violar a un menor de 17 años en 2003, Singer no existe para Hollywood. En su cuenta de Instagram, el realizador daba las gracias a la Asociación de la Prensa Extranjera con una fotografía en la que aparecía durante el rodaje del filme, en el que se recrea la grabación del videoclip 'I Want to Break Free'.

Bryan Singer da las gracias a la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood en su cuenta de Instagram.
Bryan Singer da las gracias a la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood en su cuenta de Instagram.

La marea de acusaciones de abuso sexual iniciada con Harvey Weinstein ha ahogado a uno de los directores más poderosos y exitosos de Hollywood. Singer deslumbró a la crítica en 1995 con 'Sospechosos habituales', un thriller que le reportó su primer Oscar como actor de reparto a Kevin Spacey, desde entonces uno de sus mejores amigos. Después adaptó a Stephen King en la desasosegante 'Verano de corrupción' y se convirtió en multimillonario al hacerse cargo de la franquicia 'X-Men', de la que ha dirigido cuatro entregas. El director de 'Superman Returns' y 'Walkiria' es asimismo un prolífico productor televisivo responsable de series como 'House', 'Battle Creek' y 'Legend'.

Su prestigio y poder se vinieron abajo tras las acusaciones de presunto abuso de un menor por unos hechos que se remontan a 2003. César Sánchez Guzmán acusa al director de haberle violado en un yate cuando tenía 17 años. Según su testimonio, Singer obligó al joven a practicarle sexo oral y después le penetró. El director negó «categóricamente» las acusaciones y anunció en un comunicado que «se defenderá vehementemente de esta demanda hasta el final». El asunto todavía no se ha visto en los tribunales.

Abiertamente gay, Bryan Singer fue noticia durante el rodaje de 'Bohemian Rhapsody' por sus ausencias, provocadas, según el director, por la enfermedad de sus padres. Fox le despidió coincidiendo con las acusaciones de abusos sexuales y le reemplazó por Dexter Fletcher. Sin embargo, su nombre continúa como único responsable en los títulos de crédito, ya que el poderoso Sindicato de Directores estadounidense establece que una película es la visión de un único director, a no ser que dos colaboren. Y ese no ha sido el caso. En las entrevistas promocionales de 'Bohemian Rhapsody', Rami Malek colmó de elogios a Fletcher y no mencionó ni una vez a Singer.

Bryan Singer y Kevin Spacey, en una imagen de archivo.
Bryan Singer y Kevin Spacey, en una imagen de archivo.

El director ya se enfrentó en 2014 a una acusación por presunto abuso de un menor en 1999. El denunciante, Michael F. Egan, declaró ante los medios que fue «violado numerosas veces» cuando tenía 15 años en una mansión de Los Ángeles donde se celebraban habitualmente «sórdidas fiestas» en las que los invitados, relacionados con la industria de Hollywood, estaban desnudos y mantenían relaciones sexuales con adolescentes. La demanda de Egan, que tenía el mismo abogado que ahora representa a Sánchez Guzmán, fue desestimada.

Según la nueva víctima, Singer le indicó al joven que era un conocido productor de Hollywood y que podría ayudarle a entrar en la industria con papeles como actor si no decía nada sobre lo ocurrido. «Le dijo a César que nadie le creería si informaba sobre lo sucedido y que contrataría a gente capaz de arruinar su reputación», sostiene la demanda presentada en un tribunal de Seattle. El yate donde sucedieron los hechos era propiedad de Lester Waters, un millonario inversor en el mundo de la tecnología «que frecuentemente organizaba fiestas para jóvenes homosexuales en la zona de Seattle», según el texto.

 

Fotos

Vídeos