'Ana y el Apocalipsis' y otros estrenos

'Ana y el Apocalipsis', un musical navideño con zombis.

Aprovechando las fechas navideñas se estrena 'Ana y el apocalipsis', título visto el pasado año en el Festival de Sitges, que destacó entre la oleada de productos audiovisuales protagonizados por muertos vivientes, gracias a su desparpajo y a su mezcla de géneros: terror, comedia y musical. El fenómeno zombi, icono del cine de terror contemporáneo, parece no tener fin. La serie 'The Walking Dead' está en las últimas, según sus propios seguidores, pero la fiebre no cesa y aparecen sin ton ni son otras propuestas que nutren la pasión por los no-muertos, un subgénero que ha encumbrado la serie B al mainstream. En la línea de la desopilante 'Shaun of the Dead', aka 'Zombis Party', John McPhail firma un filme entregado al público juvenil que se ríe del espíritu navideño y enarbola el humor negro como antídoto contra el tedio, sin pasarse de rosca.

Las coreografías reinan por encima del gore para adolescentes. Las posibilidades de la trama no se exprimen al máximo ni los personajes se antojan cimentados, cuestiones que probablemente no importan al público potencial del festejo cancionero y hemoglobínico. El fin del mundo se desata en una tranquila localidad del Reino Unido, un marco idílico donde el asiduo equilibrio se rompe en mil pedazos por obra y gracia de una plaga de cadáveres andantes que vuelven a dejar claro que la peor amenaza para el planeta somos nosotros mismos. ¿En quién confiar? ¡Malditos humanos!

'Expediente 64: Los casos del Departamento Q'

El thriller nórdico, tendencia superventas en la literatura, continúa ofreciendo al espectador innumerables adaptaciones cinematográficas. 'Expediente 64' es la cuarta entrega de 'Los casos del Departamento Q', la peor del lote, tras 'Misericordia', 'Profanación' y 'Redención', títulos basados en las novelas del autor danés Jussi Adler-Olsen. Christoffer Boe, autor de 'Sexo, drogas e impuestos', debuta en la saga decantándose por un estilo visual digno de un telefilme, una etiqueta que, lejos de ser siempre despectiva, apunta a cierta desgana al situar la cámara a la hora de planificar cómo rodar lo que va a acontecer (el director ha perdido fuelle desde sus comienzos con aplaudidas piezas como 'Reconstruction').

La desidia en la realización pasa factura a una intriga bien interpretada por la pareja de investigadores habituales, miembros del Departamento Q, personificados en carne y hueso por Nikolaj Lie Kaas -visto últimamente en la serie 'Britannia', a descubrir- y Fares Fares -maravilloso en 'El Cairo confidencial'-, que, además de mostrar tablas en el oficio, tienen muy claro sus roles. Presente en la última edición de Sitges, donde pasó de puntillas, apuesta por un trasfondo político que señala al nazismo latente en Europa. El relato abre fuego con la aparición de varios cuerpos momificados tras el derrumbe de la pared de una vivienda en obras. Las primeras pistas llevan a un trama de experimentos médicos que se va de las manos. Zentropa, la productora de Lars von Trier, está detrás del proyecto, quizás por su lado oscuro, tímido retrato de una Dinamarca amoral, y porque este tipo de producto, ideal para el gran público, tiene la promoción hecha como fenómeno literario y aporta pingües beneficios en taquilla (por estos lares se intenta hacer algo similar, con menos suerte, con la Trilogía del Baztán, iniciada con 'El guardían invisible'). La relación, tanto emocional como profesional, entre los detectives protagonistas y sus compañeros de trabajo, es lo más potable de un suspense herido por la previsibilidad que se mueve entre dos épocas mediante flash-backs.

'Acuarela'

Valeria Golino, inolvidable protagonista de 'Rain Man', encarna a una prestigiosa osteópata ciega, que recibe en su consulta romana a un carismático publicista que se ha pasado la vida de cama en cama. Adriano Giannini da vida a este playboy pagado de sí mismo, cuya rehabilitación hará que se replantee su vida. «La mayoría de la gente, cuando piensa en la ceguera, acude a los estereotipos de forma inmediata, manteniendo siempre una distancia que provoca la lástima. Pero yo me he encontrado con personas completas que viven y disfrutan», sostiene el director Silvio Soldini, que dirigió un documental sobre el tema. Valeria Golino fue nominada al David de Donatello por su papel de invidente que abre los ojos a un frívolo.

'La búsqueda de la felicidad'

'The Escape' (La huida) es el título original de 'La búsqueda de la felicidad', drama británico protagonizado por la exchica Bond Gemma Arterton, un ama de casa casada y madre de dos niños, profundamente infeliz pese a su posición acomodada. Para solucionar su insatisfacción emprenderá un viaje primero a Londres y después a París dejando atrás a su familia. «Incluso las relaciones más felices tienen dificultades», defiende el director Dominic Savage.

'Trote'

'Trote' transcurre en una aldea gallega durante el fin de semana en que se celebra la 'Rapa das Bestas', la lucha ancestral del hombre y el caballo. Su protagonista (María Vázquez) se ahoga en este pueblo de las montañas, junto a un padre con el que no se comunica y una madre enferma. «Me interesaba el contraste entre esa grave belleza de la naturaleza gallega y la dureza de tener que vivir en ella», afirma el debutante Xacio Baño.