'Animales fantásticos': Herederos de Harry Potter

Johnny Depp encarna al malvado Gellert Grindelwald.

El universo literario de J. K. Rowling sigue dando pingües beneficios, esta vez con Johnny Depp como villano

BORJA CRESPO

Los 'spin-offs', una serie o película derivada de un producto de éxito que permite que un personaje secundario tome protagonismo, algo que ocurre habitualmente en los cómics y la televisión, están al orden del día. 'Animales fantásticos y dónde encontrarlos' se pudo entender en su momento como una ampliación del universo de Harry Potter. No comparte necesariamente ningún personaje del fenómeno literario y audiovisual de manera extensa como reclamo, pero sí cuenta con innumerables guiños a las historias del mundo mágico de J. K. Rowling para el disfrute de los fans de los libros y la popular saga, una franquicia en toda regla.

'Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald' repite con David Yates como director, como en la primera entrega de un hilo argumental canalizado por la interpretación estelar del oscarizado Eddie Redmayne, ganador de la estatuilla dorada por su trabajo en 'La teoría del todo'. El histriónico Johnny Depp, al que la prensa sensacionalista parece querer enterrar, es el villano del show, el mago oscuro Gellert Grindelwald, como ya apuntaba el final del capítulo inicial. Jude Law es Albus Dumbledore, décadas antes de convertirse en el director de Hogwarts. Un plantel artístico con nota es completado por Ezra Miller, Zoë Kravitz, Callum Turner y Claudia Kim.

'Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald' se sitúa en 1927. Puede entenderse como una película de espías con elementos de fantasía y aventura. Grindelwald se libra de su cautiverio y reúne a las fuerzas oscuras, la eterna lucha entre el bien y el mal. La lealtad es uno de los temas presentes en un filme de entretenimiento supino, que busca transmitir emoción al espectador con más fortuna que su predecesora. Los efectos visuales y la estética sombría envuelven un filme de intensidad intermitente, que agradará a los seguidores del universo de Harry Potter, uno de los más sugestivos de la actual cultura popular.

Una de las novedades de este nuevo capítulo es su escenario, un Nueva York en clima prebélico, aunque la aventura también se desplaza a París y la Inglaterra de Hogwarts. Otras de las grandes estrellas son los animales fantásticos del título, en el que vuelve a aparecer Pickett, el insecto palo que acompaña al protagonista, y los kelpie, seres marinos con forma equina sobre los que poder cabalgar bajo las aguas.

 

Fotos

Vídeos