Álvaro Longoria: «Todos tenemos barreras al enfrentarnos a lo distinto o diferente»

José de Luna y Álvaro Longoria, durante la presentación del documental./
José de Luna y Álvaro Longoria, durante la presentación del documental.

El cineasta detrás de 'The Propaganda Game' estrena este viernes 'Ni distintos ni diferentes: campeones', un documental que refleja la vida y los sueños de los protagonistas de la película española más taquillera del año

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Mientras 'Campeones' avanza en su carrera hacia los Oscar y las mentes detrás del filme piensan en cómo dar continuidad al éxito de la película -a José de Luna, Juanma en la ficción, se le escapó ayer que podrían estar trabajando en una serie para televisión-, un largometraje más pequeño llega este viernes a la cartelera. Se trata de 'Ni distintos ni diferentes: campeones', un documental firmado por Álvaro Longoria, también productor de la cinta original, que recoge la vida de los nueve protagonistas de la película.

-¿Cómo surgió la idea de realizar el documental?

-Durante el proceso de casting de la película, donde vimos a 450 posibles actores, Javier Fesser vio que había una historia que contar y trató de convencerme de que lo hiciera. Yo entonces no lo veía nada claro, quizá por esa barrera que todos tenemos a la hora de enfrentarnos a lo que es distinto o diferente y al final de eso es de lo que va el documental. La primera reacción fue cómo lo vamos a hacer, quién lo va a querer ver... Y eso es justo lo que hizo que la tuviéramos que hacer.

-¿Qué es lo que quería contar? ¿Tenía una premisa en la cabeza o fue surgiendo a medida que avanzaba el documental?

-Cuando empezamos a rodar la película ya estábamos rodando el documental y lo que quería era darle la vuelta al punto de vista y poner al espectador en los zapatos de la gente con capacidades diferentes.

-El documental transita por todos los aspectos de sus vidas, pero rara vez toma partido.

-Les ofrecemos un viajepor la vida: nacimiento, familia, educación, trabajo, pareja, sueños y muerte. Pero es importante no educar a la gente dictando doctrina, en los documentales procuro no decirte «así es como tienes que pensar» sino que tu veas una experiencia para que luego tu pienses como tu quieras. Es que yo odio que me digan lo que tengo que pensar. Creo que es más interesante tratar al espectador con inteligencia y que sea él quien saque sus propias conclusiones. Si eso ayuda a demás a que esa ola de integración en la que ya estamos metidos se culmine, pues ese sería el objetivo máximo.

-Ser productor de la cinta original, ¿ayudó a 'colarse' más en sus vidas?

-Mi relación con ellos a través del documental ha sido más profunda que siendo productor. Me he metido en sus vidas, esencialmente. He sido adoptado por sus familias (ríe) y he compartido con ellos su día a día y eso es lo que hace que el documental sea fresco y que no haya una diferencia entre lo que yo creo que debes ver y lo que ves. De hecho, muchos planos los han rodado ellos y quizas son alguno de los mejores de la película.

-En el documental, hace también una alusión al tema de la nomenclatura del colectivo, animando a los protagonistas de la cinta a definir el título del documental. ¿Hasta qué punto cree que son importantes los términos?

-Nosotros tendemos a meterlo todo en casillas. Lo empaquetamos para que esté todo clarísimamente definido y creo que el mundo no es así y creo que las mentes de las personas menos. Me hacía mucha gracia este juego de la nomenclatura donde hay gente que ve mal decir discapacitado y cree que es mejor decir con capacidades diferentes. Es cierto que venimos de algo muy ofensivo como subnormal y es cierto que la sociedad ha ido evolucionando intentando integrar a estas personas a través de nuevas nomenclaturas. Pero no es cuestión de llamarles correctamente, lo que hay que hacer es integrarles en la sociedad y que ellos sean parte positiva de la misma, que ayuden, porque lo van a hacer. Lo más gracia me hace ahora es que a todos, no solo a los protagonistas de la película, les han empezado a llamar campeones y creo que es muy simbólico.

Los actores de 'Campeones'.
Los actores de 'Campeones'. / Martín Sampedro

-¿Qué ha aprendido durante la elaboración del documental?

-He aprendido a disfrutar del momento, a intentar tomarme los problemas con objetividad y de forma positiva, que es lo que hacen ellos, quizá porque no les queda otra opción cuando tienes tantas cosas en contra. Además, también he aprendido el valor de la familia y de la gente que los apoya y dedica su vida a ellos.

-¿Que le diría a quienes piensan que es 'Ni distintos ni diferentes: campeones' es un producto para estirar el éxito de la película?

-Es una de las cosas que yo le decía a Fesser, que mucha gente iba a pensar que esto es un making off y la verdad es que para nada. Esto es un complemento y se ideó como tal desde el principio. Queríamos contar el mundo de la gente con discapacidad y la transformación que, pensábamos en su día, podía realizar la película, aunque no teníamos ni idea de que podía pasar lo que ha pasado. 'Campeones' habla de todos los problemas que tiene la gente con discapacidad pero lo hace con un filtro de humor de anecdota que el documental le quita de alguna manera, aunque luego no están tan alejados.

-Eso le iba a decir, que al final no son tan diferentes los personajes de la película y sus actores.

-Una de las cosas que hizo Fesser fue adaptar los personajes a los propios protagonistas, pero sí que es verdad que aunque en la película se tratan con maestría todos estos problemas, en el documental podemos profundizar mucho más en ello. Por otro lado, el hecho de que sean famosos y de que muchos los sintamos como de la familia hace que sea mucho mas fácil acercarse al documental. Si fuera sobre nueve personas desconocidas no tendría el mismo efecto.

Más información

Temas

Cine
 

Fotos

Vídeos