Isa Otero «No podíamos ni imaginarnos que 'Madejas' iba a llegar a donde lo ha hecho»

Isa Otero lleva cuatro años inmersa en el proyecto./JUANFER
Isa Otero lleva cuatro años inmersa en el proyecto. / JUANFER

El colectivo se ha lanzado a la grabación de un documental, para lo que ha lanzado una campaña de financiación

JUAN F. MANJARRÉS DVASTIGARRAGA@GMAIL.COMASTIGARRAGA.

'365 Hilos de sororidad' es el título del proyecto que está afrontando ahora el colectivo de Madejas. Por medio del mismo se está grabando un documental que dé a conocer el trabajo que desde hace cuatro años se viene desarrollando... sin olvidar que nació en Astigarraga.

-¿Cómo va la campaña?

-Estamos en la plataforma de Goteo, que trabaja con la Diputación Foral de Gipuzkoa. En septiembre comienza una iniciativa en la que, si con el proyecto se consigue el mínimo de dinero, la Diputación te da el doble, pero no se podía esperar hasta septiembre. Hemos pasado del mínimo, 9.850 euros, ahora estamos en 11.020 euros, pero todavía nos quedan 25 días para llegar a 19.325 euros.

-¿Ha sido positiva la respuesta de la gente?

-Sí, la gente se está moviendo mucho. Tenemos mucha visibilidad en los medios, en las redes sociales... Nos van conociendo. Nosotras pensábamos que mucha gente iba a aportar pequeñas cantidades, pero ha sido al revés, poca gente ha aportado mucha cantidad. Y es verdad que la gente no se atreve a utilizar estas herramientas, como la de la plataforma Goteo, para realizar las aportaciones, al tener que dar los datos bancarios. Y en cuanto a las instituciones, éstas no pueden utilizar la plataforma de Goteo, por lo que tienen que pasar por la productora para hacer una aportación. Es un proceso más lento.

-¿Por qué se plantea ahora la grabación de un documental?

-El proyecto 'Madejas contra la violencia sexista' nació en Astigarraga hace ya 4 años y el proyecto ha evolucionado. Ahora requiere otra manera de hacerlo visible, a través del cine, para seguir dando un espacio a este tema de la violencia de género y lo que es la iniciativa en sí. Al principio se planteó como un corto, pero había mucho material, por lo que al final se ha decidido hacer un documental.

-¿Y en qué consistirá?

-Es la grabación de todas las actividades de 'Madejas' en 2018. Ya se ha comenzado con la grabación. Ya han venido a Astigarraga, donde han grabado lo que es el proceso de empaquetar que se manda a distintos puntos. También se ha grabado en las jornadas feministas en Fuenlabrada, en el encuentro en Toledo con 140 mujeres de la familia de 'Madejas' tanto de Asturias, de Valencia, de Alicante, de Córdoba, las navarras y nosotras. Además, con Eneko Olasagasti, el director, y el cámara, hemos estado hace poco en Suecia. Habrá también testimonios, lo que ha supuesto el proyecto a todas las mujeres que han participado.

-¿Cuál ha sido el recorrido estos cuatro años de 'Madejas'?

-Nació en 2014 en Astigarraga con un grupo de mujeres como respuesta al 25 de noviembre, Día Internacional Contra la Violencia Hacia las Mujeres. Cuando empezamos pensábamos que íbamos a tejer 50 ó 100 metros y que con eso haríamos mantas que mandaríamos a Cáritas. Pero nos metimos en redes sociales y todo se disparó. Nos metimos en todo tipo de foros relacionados con mujeres, feminismo, grupos de tejer... y llegamos a 1.500 metros ese mismo año. Fue importante que en esa época las asturianas estaban haciendo el 'Tren de la Libertad' y yo quise acudir a apoyarles en la manifestación que convocaron en Madrid, pero no pude porque estaba con lo de 'Madejas'. Y ellas me dijeron «no te preocupes, que si 'Madejas' no puede ir al 'Tren de la Libertad', el 'Tren de la Libertad' irá a 'Madejas'.

Pasó el tiempo y llegó nuevamente el 25 de noviembre y cerca de 45 mujeres de Asturias llegaron a Astigarraga en autobús. Y ahí nos dimos cuenta que el trabajo que habíamos hecho durante un año lo teníamos que seguir. El 8 de marzo de 2015 estuvimos en Asturias en cinco ayuntamientos de la cuenca minera y empezamos ese intercambio con las mujeres asturianas. Por esas fechas entró Nina, de Fuenlabrada, y ahí empezamos a trabajar con Madrid y ya hemos estado en Coslada y Fuenlabrada y este año vamos a Valdemoro y Móstoles. Estamos trabajando para poder llegar a estar con la alcaldesa Carmena en la capital. Estos cuatro años está viajando por el estado español y empezamos a internacionalizar el proyecto. Nos fuimos a Lisboa en 2015, el año pasado vinieron unas mujeres tunecinas y este año hemos ido a Suecia.

-¿Qué longitud ha alcanzado el lazo?

-Se sigue tejiendo y ya vamos por los 4.800 metros.

-¿Qué supone 'Madejas'?

-El proyecto llega a sensibilizar a colectivos a los que a veces no se llega con otro tipo de campañas, como las ikastolas, los centros de día... El tejer es la unión, es el comienzo. Es tener la idea de 'vamos a hacer algo en común', no sólo el hecho de tejer. Cuando llegamos a un lugar, buscamos juntarnos para tejer juntas para un objetivo común, pero luego ya se crea una unión entre esas mujeres, entre distintos pueblos u organizaciones. Trabajan en común y el mensaje feminista llega a través de 'Madejas' y el empoderamiento de las mujeres. Somos una semilla que siembra y florece. Florece porque se dan cuenta que hay mujeres que tienen los mismos problemas, se comunican, hablan y se escuchan.

-¿Cuál es el balance que hacen de estos años?

-No podíamos ni imaginarnos que llegaríamos a lo que hemos llegado. Pero nos dimos cuenta que teníamos que ser profetas en nuestra tierra y por eso vamos a trabajar más en Gipuzkoa y Euskal Herria, porque fuera ya somos un referente. Nos faltaba recorrido aquí. Entre todas hacemos una familia, una unión entre todas, una red de mujeres impresionante. Todos esos trozos son casos de mujeres asesinadas que viajan con nosotras para visibilizarlos. También es un canal de información feminista por todo el Estado. No olvidamos que es un proyecto gracias al Ayuntamiento de Astigarraga. Nunca nos han puesto trabas y nos han ayudado económicamente.

-¿Cuál es el futuro del proyecto?

-No podemos seguir tejiendo eternamente, porque nos supondrá un problema de almacenamiento, de transporte. Por eso tenemos que redirigirlo e igual seguir tejiendo arte, en lugar de longitud. Hemos trabajado estos años con el tema de la longitud, para dar visibilidad al proyecto y nuestro objetivo es el Parlamento Europeo, aunque no sabría decirte con cuantos metros, 5.000 ó 6.000 metros. 'Madejas' tiene que seguir con otra dinámica, con una reivindicación feminista por detrás como la organización de unas jornadas feministas en Astigarraga en otoño. Además de Suecia, bajaremos en gabarra desde Portugalete a Bilbao y en octubre participaremos en las Jornadas de Patrimonio Cultural Europeo que organiza Mater Museoa decorando un barco pesquero con nuestros tejidos y que, además, nos enseñarán a tejer redes de pesca.

 

Fotos

Vídeos