«Llegamos a Zaragoza con mucha ilusión, aunque la presión será mucho mayor»

Néstor Orozco se está labrando una bonita carrera profesional./JUANFER
Néstor Orozco se está labrando una bonita carrera profesional. / JUANFER

El urnietarra ha contado con una gran experiencia en la liga chipriota, pero desde esta semana afronta un nuevo reto en la capital maña

JUAN F. MANJARRÉS DVURNIETA.

El urnietarra Néstor Orozco recibió hace un año la llamada de Imanol Idiakez, hizo las maletas y sin dudarlo se marchó a Chipre para ejercer su pasión. Era su primera experiencia profesional y le ha salido muy bien. Un año más tarde trabaja ya en el que es su debut en el fútbol profesional español. Idiakez fue reclamado por uno de los clubes históricos, el Zaragoza, y no se olvidó del urnietarra para que le ayude en el apartado de la preparación física.

-Hace un año estaba camino a Chipre, ¿cómo ha sido la experiencia?

-Muy buena, estamos muy contentos. Hemos conseguido un título, así que en cuanto a resultados muy bien. El año ha sido bueno, con experiencias positivas, compitiendo en Europa, aunque nos hemos quedado a las puertas de entrar en la fase de grupos... Hemos estado enganchados a la Liga casi hasta el final, aunque a dos meses del final sí que tuvimos que redirigir objetivos porque es verdad que el primer puesto se había alejado un poco. Yo creo que fue un acierto, porque conseguimos finalmente el título de la Copa y nos salió bien.

-¿Qué se encontró cuando llegó a Chipre?

-Me fui fuera, a una liga que no conocía y a un contexto en el que no había estado en mi vida, un idioma diferente... Incertidumbre en ese sentido para ver cómo va. Pero en el día a día, el fútbol tiene cosas iguales estés donde estés y, teniendo como base eso, el resto se ha ido dando. Había que preparar los entrenamientos y había que hacerlo en inglés, pero el deporte es deporte. Un paso más en eso también hemos dado, porque había que comunicarse en inglés, aunque había muchos jugadores españoles y fuera del entrenamiento sí que utilizábamos el castellano. Pero en los entrenamientos, a nada que hubiera algún jugador chipriota o macedonio, en inglés.

-Además, era su primera experiencia laboral en el extranjero.

-Yo estudié en Madrid, pero era mi primera experiencia laboral fuera. Sí que eché en falta poder tomarme algo con amigos, pero iba preparado. La ciudad es muy bonita y el clima es maravilloso. Menos de quince veces me ha llovido. En verano sí que hace mucho calor, el aire acondicionado era indispensable. Un sitio muy bonito, playa...

-¿Le ha enriquecido la experiencia?

-El aprendizaje ha sido muy significativo. He tenido que organizar cosas con Imanol que hasta ahora no había hecho: viajes por la noche en avión, afrontar esas situaciones de poco sueño para poder estar bien para competir... Estuvimos en Bielorrusia, en Irlanda... Aparentemente la liga regular es como todas, con entrenamientos y partidos de fin de semana, pero la novedad se nos dio en verano de cara a clasificarnos para la fase de grupos de la Europa League.

-¿Ha notado más presión en cuanto a obtener resultados?

-A nivel de resultados sí que se notaba que si teníamos resultados negativos, la derrota picaba. Había que saber gestionar eso también, sobre todo el entrenador y en parte también nosotros por el trabajo que hacemos.

«A Chipre me fui solo, a Zaragoza voy con mi chica y podré venir más a menudo»

-¿Tenían un equipo de inicio pensado para ir a por la liga?

-La exigencia del club sí que era estar cerca de título liguero. Si ves la trayectoria del equipo años atrás, había quedado segundo tres veces... había esas ganas y ese hábito generado. Si hablamos claramente, sí que tenían los pies en el suelo. El nivel de exigencia sí, pero sabiendo cuál era nuestro sitio.

Nuevo reto

-Ahora afronta un nuevo proyecto... en Zaragoza.

-Vamos a un contexto competitivo como es la Segunda División y que el punto de mira está en Primera. Por la historia del club, por el dinero, por la ciudad con cerca de 700.000 habitantes... El palmarés está lleno de títulos y que se merece estar en su sitio natural.

-¿Es su primera vez en Segunda División?

-Es la primera vez que llego a Segunda División, pero está en una situación muy complicada con equipos como Mallorca, Málaga, Sporting, Osasuna, Deportivo, Las Palmas... Va a ser un año entretenido. Llegamos con mucha ilusión, es un reto para todo el cuerpo técnico. Recién pisamos esta categoría lo hacemos en un club histórico.

-Antes de su viaje a Chipre hablábamos que podía ser un trampolín o escaparate a nivel profesional, ¿considera que lo ha sido?

-Es un paso adelante. Yo no mido cómo se van a dar las circunstancias... Yo fui muy motivado a Chipre, con ganas de ayudar a los jugadores y al entrenador, de hacer las cosas bien. Y luego llegó el final y pudimos lograr un título. Podía haberme quedado sin trabajo, porque Imanol no había tenido ofertas o porque las que le llegaran no se adecuaban a que yo pudiera irme con él... Al final las cosas que pueden suceder en el camino son muchas. Ahora tenemos la vista en Zaragoza y llegamos con la misma ilusión. Aquí hay 20.000 socios y en Chipre eran 3.000. La diferencia es obvia, hay más sentimiento y con él más presión. La repercusión también va a ser mayor. La Liga de Fútbol Profesional de España, tanto en Segunda como en Primera, tiene una repercusión mundial diferente.

«Estoy contento con el trabajo hecho, conseguimos el título de Copa»

-¿Espera encontrar mucha diferencia con respecto al trabajo que tendrán que hacer este año en Zaragoza?

-Hemos empezado el miércoles. Con respecto a Chipre, sí que hay diferencias porque el calendario competitivo es diferente. Aquí tenemos hasta el 19 de agosto, seis semanas, y allí no llegaron a cuatro o cinco para empezar la liga. Lo programas de manera diferente.

-Esta temporada ya estará más cerca de casa.

-Sí, más cerca de casa. Alguna vez podré venir y decidir si lo hago en tren o coche. De Chipre tenía que venir en avión. Me fui solo a Chipre, pero a Zaragoza me voy con mi novia.

«La Segunda División española está muy complicada, con grandes equipos»

-¿Le ha sorprendido el fútbol profesional?

-Recojo las palabras que me dijo una vez una persona de 'las categorías están para algo'. Lo que sí es verdad es que tienes jugadores con mejores capacidades a tu disposición, son profesionales y se nota. Cada jugador tiene sus atributos, pero todos tienen unas prestaciones mínimas, porque si no es complicado mantenerte a ese nivel.

-¿Cómo valora este último año?

-No es fácil continuar trabajando a nivel profesional en fútbol, por ello que cuenten contigo y lo haga una persona con la que tengo total confianza y trabajo muy bien, y encima en un contexto como el de fútbol profesional español... qué más puedo pedir.