La mejor sidra de Euskal Herria, la de Petritegi

Sidreros participantes en el concurso de sidras de Euskal Herria, cuya final ha tenido lugar en Ergobia. /
Sidreros participantes en el concurso de sidras de Euskal Herria, cuya final ha tenido lugar en Ergobia.

Otra sidrería también del municipio, Lizeaga, quedó en segundo lugar, con Urdaira, de Usurbil, en tercera posición

JUAN F. MANJARRÉSASTIGARRAGA.

La plaza de Ergobia acogió la final del quinto Campeonato de Sidras de Euskal Herria, organizado por Sagardoa Route, Asociación de Sidrerías de Gipuzkoa, y para la alegría de los asistentes astigartarras, las dos sidrerías mejor valoradas fueron precisamente de Astigarraga. La txapela de esta quinta edición del campeonato fue para Petritegi y en segunda posición quedó Lizeaga. El tercer premio fue para la sidrería Urdaira de Usurbil.

El evento transcurrió con la participación de más de 325 comensales que hicieron la labor de jurado popular, mientras disfrutaban del buen ambiente y de la buena sidra. «Un concurso diferente, un concurso popular. ¿Quién mejor que el consumidor para degustar las diferentes sidras? Fueron ellos quienes decidieron cuáles eran las mejores sidras de este año en Euskal Herria. Los comensales no necesitaban ninguna preparación o conocimiento para participar. Solo estar abiertos a una cosa: Disfrutar de la sidra, porque uno de los principales objetivos de este concurso popular es devolver a los consumidores la ilusión por este producto», detallaban los organizadores. Y es que la asociación guipuzcoana ha querido recuperar esta antigua tradición de las sidrerías que se perdió hace años. «Cada año la participación, tanto de las sidrerías como de los comensales que hacen de jurado popular, es mayor. Esto es un motivo de celebración para los que impulsamos la cultura de la sidra».

Este evento es móvil, porque cada año se celebra en un lugar diferente. En esta edición la final tuvo lugar en Ergobia, y casualidades de la vida, las dos mejores sidrerías fueros astigartarras. Pero hasta llegar a la final, se celebraron 4 semifinales en otros 4 pueblos de Euskadi donde participaron cerca de 200 personas más. Estas semifinales tuvieron lugar en Aduna, Orio y Lizartza, pero también en otros donde la cultura de la sidra no está tan extendida pero cada vez despierta mayor interés, como Zornotza.

En cada una de estas semifinales, celebradas en frontones, sociedades gastronómicas o plazas del pueblo, se decidieron dos de las sidras que pasarían luego a la final. De esta manera, 8 sidras pasaron directamente a formar parte de las 12 finalistas, y las 4 restantes pasaron según la media de la puntuación obtenida.

Como novedades, este año la periodista Izaro Iraeta, además de presentar el acto, hizo los honores de leer la clasificación final durante la entrega de premios.

Otra novedad para los comensales fue que, además de disfrutar de una cena con un menú preparado con productos locales, se ha premiado con un lote de las 12 sidras finalistas a cada miembro de la mesa que más puntos otorgó a la sidra ganadora.

Finalistas

Las sidras se fueron sirviendo una a una a las mesas para que los comensales pudieran degustarlas y puntuarlas. La intriga por saber el nombre de las sidrerías finalistas se mantuvo hasta el final, con la entrega de premios, donde se dieron a conocer primero los nombres de los doce finalistas en orden alfabético.

Después, se anunciaron las sidrerías ganadoras de las semifinales y, por último, con los nervios a flor de piel, se nombraron los tres primeros y se les obsequiso con los premios: cesta de productos locales de Hazi, presente del Ayuntamiento de Astigarraga y la txapela para la sidrería ganadora.

Además de las tres primeras clasificadas, también fueron finalistas: Aburuza (Aduna), Akarregi (Hernani), Egi-Luze (Orereta), Gaztañaga (Andoain), Oiharte (Zerain), Rezola (Astigarraga), Satxota (Aia) y Uxarte (Zornotza).