Medidas para protegerse ante inundaciones durante un siglo

El Ayuntamiento ha presentado un plan de mejora de la defensa ante inundaciones para el ámbito Astigarraga-Ergobia. /  MARÍA
El Ayuntamiento ha presentado un plan de mejora de la defensa ante inundaciones para el ámbito Astigarraga-Ergobia. / MARÍA

Además de las que han sido adoptadas por la Agencia Vasca del Agua, también las habrá con inversión municipal para complementarlas

JUAN F. MANJARRÉS ASTIGARRAGA.

El Ayuntamiento de la localidad ha presentado recientemente un plan de mejora de las defensas contra inundaciones para el ámbito Astigarraga-Ergobia. El estudio, expuesto en la última Comisión para la Protección contra las Inundaciones, plantea medidas complementarias necesarias a las actuaciones decididas por parte de URA, la Agencia Vasca del Agua, para proteger al municipio de las inundaciones durante los próximos 100 años.

La Agencia Vasca del Agua, URA, ha realizado ya inversiones importantes en el cauce bajo del Urumea, las cuales han supuesto una importante mejora ante la amenaza de las crecidas del río. En ese sentido, este pasado mes de noviembre URA sacó a concurso la segunda fase de las obras de ensanchamiento del Urumea a su paso por Martutene.

Para entender el alcance de la actuación, hay que recordar que en la primera fase de obras, durante 2016 y 2017, se actuó en los 800 metros que discurren entre la zona de El Pilar y el puente de Martutene, que también fue sustituido. Durante esta segunda fase se continuará trabajando a lo largo de otros casi 600 metros (en total se encauzarán 1.370 metros), desde el citado puente y aguas abajo, hasta la zona del Polígono 27 (Lugañene). En este caso, se trabajará, sobre todo, en la margen derecha del Urumea. El encauzamiento y ensanchamiento permitirá doblar prácticamente la anchura actual en ese tramo, hasta llegar a los 50 metros.

Esta segunda intervención en el Urumea a su paso por Martutene incluirá, además, la creación de nuevos colectores de aguas pluviales y también un tanque de tormentas, lo que mejorará la evacuación de las aguas pluviales en el barrio.

Una vez finalizada la primera fase y comenzada ya la segunda, el próximo tramo sobre el que actuará URA es el de Akarregi-Ergobia. La Agencia Vasca del Agua ha analizado hasta 18 alternativas diferentes para mejorar este tramo y ha optado finalmente por una solución cuya inversión asciende a 5 millones de euros.

Una de las actuaciones más importantes será, aguas abajo del puente de Ergobia, donde se realizará una plataforma de 2,90 metros de cota media, de manera que el río sea más ancho y más fácil el desagüe del caudal en caso de aguas altas.

Se ha descartado la opción de habilitar un cuarto ojo en el puente de Ergobia, pero se estabilizará en material en el ojo de la margen izquierda, creando una plataforma de 2,90 metros de cota media como continuación de la platafoma aguas abajo.

Aguas arriba del puente de Ergobia hacia Akarregi y antes de llegar al meandro, en la margen izquierda, se crea una plataforma de cota media 2,90 metros que dará continuidad a la de aguas abajo. Asímismo, en la margen derecha se amplía el cauce hasta llegar a los 20 metros de ancho.

Inversiones municipales

Aprovechando las actuaciones de URA, el Ayuntamiento de Astigarraga ha puesto en marcha un Plan municipal para protegerse de los efectos de las inundaciones, pues aunque la Agencia Vasca del Agua realice trabajos sobre los tramos colindantes, solamente el agua recogida en el municipio tras un periodo de fuertes lluvias sería suficiente para que se produjese una crecida paralela a la del río Urumea que afectaría a la zona de Ergobia-Txalaka.

El estudio recoge el análisis tanto del drenaje urbano del casco del municipio como de Ergobia. En lo que respecta a Ergobia, se ha planteado la colocación de un gran tanque de tormentas bajo el aparcamiento, junto al puente. Este tanque une siete colectores y proporciona solución al agua de lluvia que cae sobre la zona de Ergobia y que no puede salir cuando el nivel del río es alto, superior a la cota de urbanización.

Por otro lado, para evitar que la avenida de 100 años inunde el casco de Astigarraga, se realizarán diversas actuaciones que precisan cambios en el sistema de drenaje: se mejorará el encauzamiento actual y se cambiará la dirección de las salidas de agua pluvial que salen directamente al río en las zonas donde la cota de urbanización está por debajo de 6.80, es decir, hasta la calle Tomas Alba. Asimismo, también se ha realizado un estudio pormenorizado de la regata de Galtzaur, a demanda municipal, por los problemas de almacenamiento del sistema de bombeo en su margen izquierda. En este sentido, se revisará el actual colector y se instalará un caudalímetro para evitar que el agua del manantial de Goiko Iturri llegue a la calle Pelotari.

El equipo de gobierno considera que las inundaciones son «un problema que históricamente ha azotado a Astigarraga de manera sistemática» y quiere abordar las inversiones necesarias para solucionar el problema de una manera «eficaz». Las obras tendrán un costo aproximado de 4 millones de euros y permitirán proteger Astigarraga de las inundaciones que corresponden a una avenida de 100 años. «Es un compromiso del gobierno municipal la protección del municipio contra las inundaciones y en estos momentos está gestionando la financiación de estas inversiones que van a suponer el 46% del presupuesto municipal real», señalan.

 

Fotos

Vídeos