Más de una veintena de sidrerías antes de la Guerra Civil

Una de estas sidrerías estaba en el caserío Sasoeta-Txiki./ELIZEGI
Una de estas sidrerías estaba en el caserío Sasoeta-Txiki. / ELIZEGI

TXEMA VALLÉS TXEMA@PUBLIBROCK.COMLASARTE-ORIA.

Como se comenta en el libro editado en 1989 en euskera 'Lasarte-Oriako Sagardogintza' por Patxi Sanz, basado en fragmentos del antiguo secretario municipal, Federico Galardi y colaboración de vecinos como Pello Zuaznabar, Antton Elizegi, y otros viejos baserritarras, en la localidad antes de la Guerra Civil de 1936 ya existía, que se sepa, más de 23 sidrerías. Hace setenta años había en Lasarte quien fabricaba y arreglaba barricas pequeñas y kupelas. Uno era Migel Azurtza y el otro Zelestino Elizegi. Este último tuvo su taller a lado del antiguo ambulatorio junto al Convento.

«Antes, se hacía sidra en cada casa», esta es la frase que se puede escuchar a los baserritarras de las dos partes de Saltsate. No había caserío que no tuviera manzanos. En lo que ahora es Sasoeta eran numerosos. Detrás de lo que ahora es Telefónica, junto al cementerio viejo y hacia arriba, hacia donde ahora está el instituto. La mayoría eran de los caseríos Goiegi, Teresategi, Sasoeta-Haundi. Sasoeta Txiki y Tximistarreta, y del Convento. Más arriba había más alrededor de los caseríos Larrekoetxea, Zabaleta, Solla-enea, Etxetxo y Txoko. En la zona de Zumaburu había una isla y en Goikale había unas casas. Detrás de éstas, en la cuesta y alrededor de los caseríos Buenavista, Lartxabeleta, Arrillaga, Telleri, Elkezabal-zaharra, Elkezabal-txiki, y Miracampos había muchos árboles. En lo que hoy es Oztaran, Basaundi, y en las cuestas de detrás de Oria: Txartel-enea, Baso-haundi, Oria-txiki, Olagain y el caserío Goikoetxe. En Baso-haundi también había arboles junto al río, en la ribera.

En la conversación que tuvo Sanz con Federico Galardi, éste le contó que «en Lasarte-Oria había 23 sidrerías, a las que venía mucha gente de Usurbil, Andoain, Urnieta, Hernani y sobre todo de Donostia. Sin duda, a comienzos de siglo Lasarte era para Donostia lugar de ocio y descanso. La producción de sidra era una oferta más. No hay que olvidar que estaba el Hipódromo y las carreras de caballos. Donde esta Michelín había una pista para aeroplanos, el autódromo, las carreras ciclistas. Eran muchas sidrerías para un pueblo pequeño».

El que se diga que había 23 no quiere decir que en el resto de caseríos no se hiciera sidra. Estas 23 eran las que además, de para casa, se dedicaban a la venta. Otras muchas hacían sidra para casa. Es de destacar que incluso había casas de la calle situadas en el pequeño casco urbano de la época, en las que también se hacía y vendía sidra.

Estas son las 23 sidrerías mencionadas: Lizarraga-enea, Yurrita-enea, Etxaniz-enea, Añorga, Tomas Mujika, Beloki, Sasoeta-txiki, Sasoeta-haundi (Zuaznabar y Otegi), Goiegi, Arrieta-etxea, Torre-etxea, Intxausti, Soila-enea. Estos eran los de la parte izquierda de la regata Saltsate, o los de la parte que antes pertenecía a Hernani. Los de la parte derecha de Saltsate o que antes eran Urnieta: Indianesenea, Txartel-enea, Baso-handi, Oria-txiki, Lopetegi, Jose Martin Alberdi, Lartxabaleta, Buenavista y Brunet y compañía. Además de estos hay algunos caseríos que no se citan que abrían uno o dos bukois o barricas que les habían sobrado, para compartirlos sobre todo con los vecinos.

La sidrería de los Lizarraga estaba entre lo que hoy es el bar Tiburcio, y antiguos librería Papertegi, Calzados Olaziregi y el bar Zubi. Entonces, a esa parte de la casa se le llamaba 'la pequeña mitad del mundo', y a la otra parte, es decir a la del Bar Gure-etxea y el antiguo bazar Aguirre 'la parte principal del mundo'. La sidra se hacía en Zubieta, y después de fermentar en los recipientes de aquí, estaba preparada para la venta. A comienzos de siglo este lugar era muy importante.

Yurrita-enea estaba donde hoy es Kale Nagusia bis 22, donde después estuvo Muebles Aldatz. En el primer piso estaba el tolare, y en la parte trasera había bolatoki y toka. Hacían sidra que la ofrecían al público la mayor parte del año. Etxaniz-enea estaba frente al Convento, lo que hoy es Kale Nagusia 8. El tolare estaba en el primer piso, y la sidrería, debajo.

También fue muy importante Añorga-enea. Hasta el año 1917 el tolare estaba en una casa que había junto al almacén del bar Gure-etxea, y la kupela estaba en el citado almacén. Cuando derribaron el primer edificio, el tolare pasó a una casa construida al otro lado, lo que hoy es Telefónica. Este nuevo sitio lo equiparon con barricas para tener la sidra y venderla....

La sidrería de Tomás Mujika estaba en la plaza que había al lado de la iglesia, antiguamente denominada 'San Pedro plaza' hoy kale Nagusia 14. Posteriormente, y antes de la Guerra Civil fue convertida en Batzoki, para terminar siendo la Escuela Privada Pilar Zubiria. Las kupelas estaban en la planta baja y el tolare arriba. Este lugar también fue de gran importancia a principios de siglo.