Traslado del rocódromo de Loidibarren a la instalación deportiva de Michelin

Carlos Altuna, Jesús Zaballos y Txus Alonso, ayer en la inauguración del nuevo recinto. / JUANFER
Carlos Altuna, Jesús Zaballos y Txus Alonso, ayer en la inauguración del nuevo recinto. / JUANFER

Junto a ello se han sumado 300 presas más, de tal manera que se amplia la posibilidad de escalada de los usuarios

JUAN F. MANJARRÉS LASARTE-ORIA.

El alcalde, Jesús Zaballos, el concejal de Deportes, Txus Alonso, y el gerente del Polideportivo, Carlos Altuna, han presentado la nueva ubicación del rocódromo.

Entre julio y agosto el rocódromo de Loidibarren (junto al polideportivo municipal) ha sido trasladado al complejo deportivo municipal (junto a las canchas de tenis) y ya está disponible para su utilización. La nueva ubicación del rocódromo es un recinto cerrado y cubierto, al resguardo de la lluvia.

La gestión de esta instalación deportiva la va a realizar el Servicio Municipal de Deportes, de forma que las personas que quieran utilizarla deberán acudir a la recepción de las instalaciones deportivas de Michelin para realizar el trámite oportuno que les autorice a acceder a la instalación: los abonados deberán acudir con su txartela para registrar el uso y los no abonados deberán abonar el precio de la entrada.

El horario del rocódromo, a partir de septiembre, será de lunes a viernes, de 15.30 a 22.30 horas, los sábados de 9.00 a 20.00 horas y los domingos y festivos de 9.00 a 13.00 horas.

Este espacio, con el objeto de preservar un uso adecuado y la seguridad de las personas usuarias, cuenta con unas normas de utilización específicas (se entrega copia en recepción) de obligado cumplimiento.

Las tareas de desmontaje, traslado y reinstalación del rocódromo han sido realizadas por la empresa Horma Rocódromos, por un importe de 20.318,37 euros.

Amplicaciones

Además, se ha mejorado la instalación con la colocación de más de 300 presas, para que los usuarios tengan más opciones a la hora de escalar o realizar su recorrido. Esta ubicación permite también que en un futuro se pueda ampliar el rocódromo, al contar con más espacio para su crecimiento.

Se trata de una instalación que cuenta con una importante demanda en Lasarte-Oria, pero que en su ubicación anterior se veía claramente mermada, debido, en gran medida, a que sus usuarios en caso de lluvia se mojaban. Con el cambio actual ese problema se ha visto solucionado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos