Premiada en un certamen de micropigmentación

Soraya Gallego con uno de los instrumentos que utiliza. / TXEMA
Soraya Gallego con uno de los instrumentos que utiliza. / TXEMA

La profesional local Soraya Gallego logra un segundo puesto nacional en esta especialidad

TXEMA VALLÉS LASARTE-ORIA.

Soraya Gallego Madrid es una lasarteoriatarra de 38 años, que recientemente ha logrado el segundo puesto en el campeonato de Amiea Talents en España, celebrado en la capital donostiarra. A este concurso accedieron profesionales de diferentes puntos de la península y mediante una selección, la fase final, ya en vivo, tuvo lugar este mes en Donostia, y en la categoría sénior, la lasarteoriatarra, que ya fue seleccionada en un principio, alcanzó la segunda plaza.

A Gallego, que reside en la localidad desde muy pequeña, siempre le ha entusiasmado esta profesión, y en concreto la micropigmentación, y después de ejercer la misma durante unos años, se animó a participar en este certamen, que según ella «sirve para ver el nivel que tienes tú y el nivel que tienen los demás»

En cuanto al certamen, manifiesta que «me sorprendió verme en la final y el resultado final me ha satisfecho enormemente; ya que todos los que se presentaron tenían un gran nivel. En un principio hicieron una selección en función a los trabajos que habíamos presentado y llegamos cuatro finalistas, tanto en la categoría júnior como en la categoría de masters, que era donde yo estaba convocada».

Pero lo que más le interesa a Soraya es dar a conocer esta modalidad específica, que está dentro de la estética. «La micropigmentación es una técnica -apunta- que se aplica principalmente a nivel facial. Se trabajan cejas, labios, ojos... Es la creación buscando la armonía en el rostro. Se crean cejas en el caso de que las cejas tengan poco bello, cuando hay situaciones oncológicas, para recrear las mismas. También se hace por estética, por mejorar la forma. Se dibujan unos pelos en la piel simulando como si fuera pelo natural. También se da color en los labios, definiendo su forma. Y los ojos, se dibuja las líneas de arriba y abajo para crear un efecto más expresivo o maquillar».

Duro proceso

Para llegar a dominar toda esta técnica, Gallego ha tenido que estudiar y efectuar unas duras prácticas. «Existen varios grados de estética, que se tienen que pasar poco a poco. Primeramente se llevan a cabo varios cursos con teoría y prácticas. En el grado superior de Estética, se da esta asignatura de micropigmentación. Luego si quiere uno dedicarse a esta materia, lo ideal es que realice cursos de formación para la especialización en micropigmentación. Al principio se lleva a cabo una práctica-teórica y luego se efectúa una práctica en piel artificial. Una vez que consigues destreza en la piel artificial, se pasa a realizar prácticas en modelo real».

De todas formas, Gallego apunta que «para dominar esta profesión no sé cuántos cursos se deben realizar, y lo que sí te puedo decir, que muchos. Siempre hay que seguir estudiando en este campo, para poder estar al día. Puedo asegurar que es una especialidad que necesita mucha práctica, primero en piel artificial y luego en piel natural en personas»

Para poder dominar la profesión, «depende de la destreza de cada uno -apunta Gallego-, de la habilidad del profesional a la hora de lanzarse. Como todo en la vida y en las demás profesiones, hay cualidades innatas que florecen cuando menos de lo esperas. Hay que tener destreza e imaginación para poder realizar buenas intervenciones, porque en el fondo también es arte».

Esta profesional local lleva 17 años ejerciendo la materia y nos cuenta cómo la micropigmentación va calando cada día en la sociedad. «Siempre he estado dedicada en exclusiva a esta técnica. Tengo una empresa que ofrece su servicio, colaboro en diferentes centros médicos-estéticos de Gipuzkoa, ya que combina muy bien con tratamientos médicos-estéticos. Esta modalidad está muy introducida en la sociedad y hay mucho consumo de la misma, ya que hace mejorar en todos los aspectos».