La joketta local Alejandra Gutiérrez opta al título mundial de aprendices

Alejandra Gutiérrez fue segunda con 'Feria de Faust'. /  TXEMA
Alejandra Gutiérrez fue segunda con 'Feria de Faust'. / TXEMA

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOLASARTE-ORIA.

Hace una semana que concluyó en el Hipódromo una temporada más del verano hípico y todavía tenemos en las retinas la carrera efectuada por la joketta local Alejandra Gutiérrez, que montando a la yegua torda de 4 años 'Feria de Faust' consiguió un meritorio segundo puesto en el premio H.H. Sheika Fatima Bint Mubarak (una de las pruebas del campeonato del Mundo de Aprendices), reservado a caballos árabes.

Alejandra se muestra todavía «emocionada», tras lo conseguido, pero espera alcanzar el título en la última prueba del campeonato que se disputará en octubre en Tarbes. «Primero comentar que estoy en esto gracias a la amazona Beatriz Alonso, que fue ella la que me recomendó tomar parte en este campeonato. La primera vez que monté en este campeonato fue en el 2017, en Tarbes, y gané montando a 'Kontrat de Ghazal' de D. Guillermin sobre un lote de seis participantes. A partir de ahí monté en Abu Dabhi, pero no tuve suerte; ya que el caballo no era bueno».

Según Gutiérrez, este campeonato surge por interés de la mujer de Sheikh Mansour, propietario del Manchester City. «El interés de ella es la de apoyar a las mujeres para que tengan más protagonismo en este tipo de deporte de la hípica. La prueba está reservada a aprendices y es mixta, pero su organizadora cuenta que las mujeres tengan una mayor representación».

Tras esa buena experiencia, a la joketta local de 25 años (lleva viviendo en Lasarte-Oria 7 años), le volvieron a llamar. «En el 2018, tomé parte en pruebas de Omán, Baréin, Bélgica, Dinamarca, y conseguí ganar en Tarbes, otra vez., con la yegua 'Almanara du Carrere' sobre un lote de 7 participantes. Luego estuve en la final de Abu Dhabi, donde logré el subcampeonato montando a 'Mh. Tawag' sobre diez participantes. La verdad es que no me lo esperaba. Tuve la suerte de que me tocó un gran caballo. Nos ganó un rival vencedor de Grupo».

Pese a estos éxitos, las oportunidades que le dan en España son mínimas. «La verdad es que me dan muy pocas montas y las que me dan no tiene nada que hacer el caballo. De todas formas no arrojo la toalla y seguiré luchando por un hueco; aunque mientras tanto, seguiré disfrutando de estas carreras que tienen su importancia. Este año ya he corrido varias, con un cuarto puesto en Baréin y espero en la final de Tarbes darlo todo, y luchar por el título mundial. Mi ilusión es seguir montando y lograr importantes triunfos».