Buen ambiente ayer en las fiestas de Oria en honor a la Virgen del Carmen

Los cabezudos con Ttirriki Ttarraka en el inicio festivo./
Los cabezudos con Ttirriki Ttarraka en el inicio festivo.

Herri meza, Campeonato de Toka y la actuación de la Sorgin-Dantza de Oria, actos más destacados

TXEMA VALLÉS LASARTE-ORIA.

Con gran ambiente en el parque de Brunet-Enea fueron clausuradas ayer al anochecer las fiestas de Oria, en honor a la Virgen del Carmen. Vecinos y visitantes disfrutaron, sorteando las tormentas de primeras horas del día, de una jornada intensa que tuvo alguna novedad. De la mano de la comisión de la asociación La Esperanza junto al Ayuntamiento tuvo lugar una buena programación que se inició con la diana musical del grupo de trikitixa Ttirriki Ttarraka, que junto a la comparsa de cabezudos dieron un ambiente especial en el barrio.

Los txikis, tras las habituales carreras delante de los cabezudos, participaron en la plaza junto a la capilla del Carmen, de un interesante taller de pintacaras.

Como suele ser habitual en dichas fiestas, uno de los actos más significativos fue la herri meza en honor a la patrona que tuvo lugar en dicha capilla repleta de feligreses. El acto religioso fue concelebrado por los sacerdotes vinculados con la localidad como Juan Luis Murua, Ibon Alberdi, Felix Garitano y Ramón Uribe Etxabarria. También hubo actuación estelar de las sopranos Pilar Catalina y su hija Ainhoa Lizarraga, acompañadas al órgano por Gerardo Rifón. Como en otras ocasiones, antes de la comisión, una pareja de dantzaris bailó un aurresku.

A la salida, los asistentes cobijados tras los soportales de las viviendas de protección oficial fueron agasajados por el lunch., que dieron paso a los txikis que siguieron atentos a la cuentacuentos.

Por la tarde, y en el frontón cubierto, los niños-as disfrutaron con los castillos hinchables y a su término la organización les ofreció una merienda.

Otro de los actos centrales de la jornada fue la actuación del grupo de la Sorgin-dantza de Oria, que capitaneados por Mikel Eskisabel y dirigidos por Felix Telleria ofrecieron los típicos bailes de carnaval, desde la capilla hasta el parque de Brunet enea, donde se estaba celebrando un interesante campeonato de toka, que volvía a las fiestas tras el paréntesis desde 1996.

La exhibición de zumba dio paso a los bailables amenizados por el grupo local Ibai Berriak, que se encargó desde el kiosko de Brunet enea de clausurar las fiestas.

 

Fotos

Vídeos