Anticipo de las Fiestas de Ana

Numeroso público en las horas centrales del recinto de Okendo./
Numeroso público en las horas centrales del recinto de Okendo.

Numeroso público se acercó el domingo a las plazas Okendo y Mercero para disfrutar de la Feria de Artesanía

TXEMA VALLÉSLASARTE-ORIA.

Numeroso público asistió el pasado domingo a Okendo y Antton Mercero plaza, lugares donde se celebró la XXXV Feria de Artesanía de Santa Ana, evento organizado por el Ayuntamiento (departamento de Cultura, Educación y Euskera) en colaboración con Sendoki Kultur Batzordea, como prólogo de las fiestas populares de Santa Ana. En esta edición, de nuevo, se generó un gran ambiente festivo entorno a los protagonistas de la jornada, los artesanos tradicionales y de alimentación. Acudieron a la cita menos de los artesanos previstos de diferente índole venidos de distintos puntos de Euskal Herria, que efectuaron las correspondientes demostraciones y ofrecieron sus mejores productos y obras.

Ramón Ormazabal, de Sendoki K.B. valora «positivamente» la celebración de esta edición de la Feria, aunque le dejó al final un sabor «agridulce» por la ausencia de última hora de una docena de artesanos y comentó al respecto que «por causas ajenas a la organización, una docena de artesanos no se personaron en la feria, lo que influyó de manera importante para que la misma tuviera un mayor éxito. Esta circunstancia empobreció el recinto ferial y tendremos que analizar qué es lo que tenemos que hacer para que en otra ocasión no ocurra lo mismo. Decirles a los ausentes que su decisión no impidió que otros artesanos se quedaran fuera por falta de espacio.

En cuanto a la presencia de público fue numerosa, aunque le costó llegar al recinto ferial. Los asistentes eligieron la última hora de la mañana y la tarde, principalmente para acudir a Okendo y alrededores. En cuanto a las demostraciones de los artesanos, los asistentes se mostraron muy interesados en sus trabajos. Sobre los talleres infantiles, la participación fue numerosa y prueba de ello es que a mitad de la tarde se habían terminado todas las existencias para el montaje».