Alumnos de EAGI rehabilitan la fachada de Sasoeta ikastetxea energéticamente

Alumnos de EAGI con su profesor Moledo y otros responsables./
Alumnos de EAGI con su profesor Moledo y otros responsables.

Debido a lo reducido de los cursos de Lanbide les ha encomendado realizar la obra de rehabilitación durante dos años

TXEMA VALLÉS LASARTE-ORIA.

Alumnos del curso de Restauración energética de fachadas de EAGI (Escuela de Albañilería de Gipuzkoa, con sede en la localidad, concretamente en Donosti etorbidea) han rehabilitado dos fachadas del edificio de entrada del colegio Sasoeta de Lasarte-Oria. El curso, que se ha organizado con la ayuda de Lanbide, arrancó a principios de febrero y después de la fase de aprendizaje en EAGI, se ha desarrollado estas últimas semanas en el edificio de Sasoeta, al cual se le ha adosado por el exterior una capa de aislamiento de 8 centímetros, lo que permitirá reducir el consumo de calefacción de manera notable. El próximo curso se acometerá la rehabilitación de las dos fachadas que faltan.

Según comenta la directora del centro, Lidia Alcerreca, «todos los años Lanbide nos encomienda a EAGI, como centro de FP de Construcción, la impartición del curso para desempleados de Restauración energética de fachadas, El curso lleva ya un par de meses, empezó realizando pequeños talleres en nuestro centro, pero para poder ver obra real, llegamos a un acuerdo con Sasoeta ikastetxea y el Ayuntamiento de Lasarte-Oria, del cual depende el mantenimiento de dicho centro escolar. Durante el mes de abril los alumnos han restaurado dos de las fachadas de la casa del conserje de la ikastola, por falta de tiempo, se proyectó hacerlo en dos fases, de modo que el próximo año los alumnos que se apunten al curso terminarán la restauración completa de la citada casa».

Alcerreca recuerda que debido a las características del curso, solicitaron al Ayuntamiento intervenir, como prácticas, en la rehabilitación de la casa del conserje de Sasoeta ikastetxea «para realizar la práctica real del curso, aislando y reparando parte de su fachada. De este modo el beneficiado es otro centro educativo de la localidad, que está encantado de que intervengamos en el mismo. Tras analizar la misma, hemos visto que es difícil la colocación de sate en la totalidad de su fachada dado que al finalizar la cubierta, sin ningún tipo de alero, el sate sobresaldrá y se estropearía. Por tal motivo, lo ideal ha sido colocar este sistema sate con placa de aislamiento de 10 cms. de polietileno expandido en la parte blanca del edificio y reparar los daños de la parte superior de la fachada de color rojizo y pintar»

Dado que el curso es bastante reducido, Alcerreca señala que «Lanbide nos ha encomendado que la ejecución de esta obra la llevemos a cabo durante dos cursos. El próximo curso, pues, remataremos la faena con las dos fachadas restantes».