Tere Ávila muestra sus obras en Biteri hasta el día 27 de este mes

Tere Ávila ante uno de los cuadros que tiene expuestos en la sala de Biteri. /  MARÍA
Tere Ávila ante uno de los cuadros que tiene expuestos en la sala de Biteri. / MARÍA

Además de sus cuadros, cuenta con obras creadas a partir de elementos recogidos en las playas, como piedras, conchas, caracolas...

MARÍA CORTÉS

Parte de las creaciones realizadas por Tere Ávila en los últimos 20 años están recopiladas en la muestra que se puede ver en Biteri estos días y que estará hasta el día 27. «Me quedan pocos cuadros de los que hice antes de 1999, así que la mayoría son desde entonces hasta ahora», detallaba la autora, que aseguraba que entre los trabajos hay acuarelas, acrílicos y óleo sobre lienzo o tabla. «Pero sobre todo me gusta la espátula, jugar con los colores, experimentar».

Y para precisamente vivir una nueva experiencia está participando con sus trabajos en la muestra en la Casa de Cultura. «Lo cierto es que me apuntó un amigo y yo no tenía ni idea. Lo hizo hace más de un año y me sorprendí cuando me llamaron desde Biteri para hacerlo. Pensé que igual no tenía material suficiente para llenar la sala, pero lo cierto es que he dejado cuadros sin traer», aseguraba Tere. Aunque en la actualidad no pinta al óleo en casa, «porque ya tenemos nietos y los productos que se utilizan no son muy saludables, así que voy a clases para seguir utilizando esta técnica, mientras que en casa hago acuarelas o mis pequeñas creaciones».

La naturaleza

Precisamente sobre la propia exposición, la autora además de los cuadros «sobre temática marina, que es lo que más me gusta pintar», llega a Biteri con una colección de esas pequeñas creaciones hechas con la técnica del collage, que son de lo más curiosas. «Utilizando elementos que sobre todo encuentro en las playas, tanto en las de la península, como en Canarias, Francia o Portugal, que van desde piedras, conchas, caracolas, cristales... Hago pequeños cuadros donde con esos elementos creo profesiones (aizkolaris, pianistas...) u otros objetos como cactus, árboles... Para ello primero empleo tiempo en la limpieza del material encontrado, también lo clasifico para poder tenerlo organizado antes de empezar a trabajar». Sobre estas creaciones Tere asegura que «son fáciles de vender, porque a la gente les gusta para regalar. Estuvimos en Portugal con unos amigos y una asociación de manualidades quiso que explicara cómo trabajaba y hacía estos cuadros y al final vendí todos los que llevé. Fue todo un éxito».

Más