El sueño de volver a visitar la ermita

Imagen de la antigua ermita de Zikuñaga cuya fachada se pretende ahora levantar en otro punto. /
Imagen de la antigua ermita de Zikuñaga cuya fachada se pretende ahora levantar en otro punto.

Levantar la fachada de la ermita de Zikuñaga se acerca a ser una realidad en otro punto junto al barrio hernaniarra

JUAN F. MANJARRÉS HERNANI.

Si algo ha estado presente en la mente de muchos vecinos de Hernani desde finales de los años 80 ha sido la reconstrucción de la ermita de Zikuñaga. Albergaba en su día la imagen de la Virgen y los recuerdos se agolpan cuando se habla de un espacio que ha sido referencia para muchos hernaniarras.

Se derribó en el año 1987, no sin una fuerte polémica detrás, y desde entonces es un tema recurrente. ¿Dónde estaban las piedras?, ¡en qué lugar se encontraba la Virgen?... Poco a poco se le va encontrando respuesta a todo y parece que ya está en camino la tan ansiada y esperada reconstrucción. Bien es cierto que la futura obra no conllevará que se levante toda la ermita en su nueva ubicación, sino que se alzará la antigua fachada, parte más notable y reconocible de la ermita, así como un pequeño espacio para acoger la imagen de la Virgen y un porche que sirva como zona de esparcimiento.

Aunque algunos podían pensar que se trataba de un tema ya olvidado, nada más lejos de la realidad. Muchos hernaniarras sienten como un elemento propio aquella tan mencionada ermita y en no excesivo tiempo la podrán ver nuevamente en pie. En otra ubicación, pero de nuevo podrán disfrutar de su fachada. Justo en frente del barrio Zikuñaga, cuyos vecinos han sido uno de los motores para su recuperación, al otro lado de la carretera, se reconstruirá un elemento religioso que quiere ir mucho más allá. «Lo planteamos como una recuperación religiosa, pero también cultural e histórica del municipio. Cada uno irá a ese nuevo espacio a lo que quiera. Unos lo harán para rezar, pero al contar con 10.000 metros cuadrados de espacio verde, con unas vistas privilegiadas, otros lo harán exclusivamente para pasear o para pasar el rato», señalan desde el colectivo en torno a la iglesia que está trabajando en la recuperación de la fachada.

Piedras numeradas

Las piedras de la antigua fachada desde su derribo se encuentran almacenadas en la Papelera Zikuñaga, actor fundamental en este capítulo histórico, perfectamente numeradas, lo que facilitará mucho su reconstrucción. Eso no quiere decir que vaya a ser ya, puesto que una vez que el Ayuntamiento ha dado el visto bueno al Plan Parcial de ordenación urbanística de la zona, ahora hay que esperar a que llegue el informe medioambiental positivo del Gobierno Vasco y la declaración como interés público por parte de la Diputación. Luego ya será el momento de que el Consistorio dé la licencia de construcción acompañado de su proyecto. Es decir, todavía se puede demorar, ya que, como se dice, las cosas de palacio van despacio.

Lo que está claro es que la historia de la famosa ermita de Zikuñaga da para escribir un libro. Construida en 1529, fue lugar de culto y peregrinación importante en Hernani. El desarrollo industrial del siglo XX literalmente la engulló. El crecimiento de la Papelera Zikuñaga amanezaba al recinto religioso, ya que se encontraba junto a la misma. Así las cosas, en el año 1974 se firma un acuerdo de compraventa de la parcela entre la propia Papelera y el Obispado, en el que se establecía el derribo de la ermita y su reconstrucción en otro punto. Un acuerdo que, tal y como reconocen desde la propia iglesia de Hernani, no fue bien acogido por muchos hernaniarras y por la propia iglesia local. Generó conflictos que se mantuvieron en el tiempo, pero que ya han sido superados. «La predisposición de todas las partes ahora para su reconstrucción ha sido clave», subrayan. Entre esas partes se encuentra la propia Papelera, los vecinos del barrio Zikuñaga, el Ayuntamiento y la Iglesia.

Robo de la Virgen

Dentro de la licencia de derribo se establecían ya tres condiciones. Una era que se desmontara la fachada numerando las piedras para su reconstrucción, un compromiso para volverla a levantar y un aval para que se pudiera ejecutar. Se formó una comisión de seguimiento. Los vecinos del barrio Zikuñaga, sobre todo, han mantenido en el recuerdo lo que fue aquella ermita pese al paso de los años. Por si faltaba algún condimento, la imagen de la Virgen de Zikuñaga fue robada en el año 1979. En la actualidad existe una réplica de la misma en la Parroquia San Juan Bautista.

Más