¿Por qué se reconstruye la fachada ahora?

Después de tanto tiempo una pregunta clara que se hace la gente en la calle es «¿por qué ahora?». Tal y como detallan desde la iglesia local, en el año 2016 se decidió reconstruir una capilla de una de las alas de San Juan Bautista que se inició en 1600 pero que nunca se terminó. Se recuperó para acoger un columbario y en la misma se coloca la réplica de la Virgen de Zikuñaga. «Al ubicarla allí vecinos de Zikuñaga nos plantean si con ello se da por saldada la deuda histórica con la misma, y es entonces cuando decidimos retomar el tema de la reconstrucción de la fachada de la ermita», indica el párroco José Luis Aperribai.

Se cuenta con dinero en el Obispado para los trabajos, gracias al aval ofrecido en su día desde Papelera, y la primera decisión que se toma es la de buscarle ubicación. Justo frente al barrio Zikuñaga, en un alto accesible, se observa el terreno ideal y es el finalmente planteado. «Cuenta con claras ventajas. Tiene acceso para vehículos, cuenta con proximidad y conexión con el barrio y, además, es un área privilegiada, con unas vistas excepcionales. Junto a ello, remarcar que también se puede ver desde muchos puntos de Hernani».

Una vez reconstruida el resultado será la fachada original, que da acceso a un pequeño recinto que acogerá la réplica de la Virgen de Zikuñaga, semejante al espacio interior existente en la ermita del monte Santa Bárbara. En este caso contará también con un porche que sirva para protegerse de la lluvia o del intenso sol. Todo ello en un área verde de esparcimiento con un total de unos 10.000 metros cuadrados.