Hernani, Andoain y Usurbil denuncian «el menosprecio de la Diputación»

Los alcaldes Luis Intxauspe, Xabier Arregi y Ainara Rodríguez en la sede central de la Diputación en Donostia./
Los alcaldes Luis Intxauspe, Xabier Arregi y Ainara Rodríguez en la sede central de la Diputación en Donostia.

Los alcaldes afirman que «nos han ninguneado durante el proceso de modificación del servicio de autobuses»

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO HERNANI.

Representantes de los Ayuntamientos de Hernani, Andoain y Usurbil han denunciado la falta de respeto «que ha mostrado el Departamento de Movilidad, encabezado por la diputada Marisol Garmendia, durante todo el proceso de modificación del servicio de autobuses de la comarca de Beterri-Buruntza».

El alcalde de Hernani, Luis Intxauspe, el de Usurbil, Xabier Arregi, y la alcaldesa en funciones de Andoain, Ainara Rodríguez, se reunieron a finales de la semana pasada en la sede central de la Diputación Foral de Gipuzkoa, en Donostia, para denunciar que todo el proceso ha sido «cerrado, opaco y sin rastro de participación ciudadana», añadiendo Intxauspe que «desde que la Diputación empezó a redactar el anteproyecto en septiembre del año pasado, nos han ninguneado, tanto a los ayuntamientos como a la ciudadanía. Hemos tenido que pedirles información y reuniones para saber qué estaban haciendo con el servicio de autobuses que utilizan nuestros vecinos».

Y es que los primeros ediles de tres de las localidades de Buruntzaldea aseguraron que «con la excusa de que es competencia de la Diputación, han hecho y deshecho a su antojo, sin tomarnos en cuenta, y no sólo han despreciado nuestras opiniones, dejándonos claro que no iban a impulsar ningún proceso participativo, sino que nos hicieron saber que los criterios que iban a primar a la hora de modificar el servicio eran los de la rentabilidad económica».

Además, han subrayado que «evidentemente, nosotros pensamos que es un error y una falta de responsabilidad por parte de una administración pública primar los criterios económicos e ignorar el impacto social que esto conlleva. Un impacto que siempre afecta a los colectivos más desfavorecidos», detallando que «Marisol Garmendia nos dejó muy claro que no iban a contar ni con la ciudadanía ni los ayuntamientos. Nos dijeron que lo único que podíamos hacer era presentar alegaciones. Y así lo hicimos». En la comarca se presentaron 5.000 alegaciones al anteproyecto y 7.000 firmas pidiendo que no hubiera reducciones de servicios.

Los consistorios también presentan alegaciones. «Pedimos a la diputada que nos enviara el proyecto antes de ser aprobado para ver cuáles tomarían en cuenta y cuáles no y por qué. Nos dijo que sí, pero en vez del proyecto nos envía una carta informándonos de que ya nos enteraremos cuando se publique en el Boletín Oficial de Gipuzkoa. Esto es una falta de respeto institucional muy grave», denuncian.

Indignación

En esta situación, «no podemos dejar de mostrar nuestra indignación, porque no es de recibo que hagan cambios en un servicio público como es el del transporte, que afecta al día a día de miles y miles de nuestros vecinos, y nos dejen a un lado. Este proyecto se va a aprobar y a poner en marcha dando la espalda a los intereses de la ciudadanía de la comarca de Beterri-Buruntza», concluyeron los tres representantes municipales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos