Gran ambiente y mucha música en San Roke

No faltó la tradicional comida con los txistularis./
No faltó la tradicional comida con los txistularis.

Antonio Ezeiza Urruzmendi recibió un emotivo homenaje por sus 50 años como campanero de Arano

MARÍA CORTÉS HERNANI.

Desde primera hora de la mañana, las melodías del txistu ambientaron el día de San Roke en Arano. Fueron llegando los músicos de diferentes lugares que, al sonido del txistu, recibieron a las numerosas personas de poblaciones cercanas que asistieron a la misa oficiada en la centenaria ermita por el párroco D. Esteban Irurzun.

En la concentración de este año, que cada edición va aumentando su participación, se dieron cita 18 txistularis: Patxi Apezetxea, Garbiñe Tijero, Boni Agirresarobe, Joseba San Sebastián y Karlos Prado de Hernani; Modesto Lasa de Areso, Iñaki Azkoaga, de Elorrio, Markos Zapirain, Koldo San Sebastián, Joseba Izagirre, Asier Gabikagogeaskoa, Iñigo Sagastui y Gorka Lauzurika de Lekeitio; Gabriel Ugartemendikoa de Pamplona; Alejandro Egurbide de Getaria; Juanmi Saizar de Leitza; Jesús Loiarte de Goizueta; y Javier Narbarte de Arano.

En el día de San Roke no faltó la clásica comida popular que discurrió en un gran ambiente. En el transcurso de la misma se homenajeó al campanero de Arano, Antonio Ezeiza Urruzmendi, por los 50 años que lleva ejerciendo dicha labor. El acto fue muy emotivo, le bailaron el agurra y le dedicaron varios bertsos. También se le hizo entrega de una artística placa conmemorativa.

Un año más, Arano celebró el día de San Roke y los festejos finalizaron con el 'Agur Jaunak eta andreak' cantado por los asistentes.

 

Fotos

Vídeos