EAJ-PNV muestra sus dudas tras la obra realizada en las piscinas del Polideportivo

Cuestiona también que, como afirma el grupo de gobierno, no se pueda superar la temperatura de 30º de la piscina pequeña

JUAN F. MANJARRÉS HERNANI.

EAJ-PNV de Hernani ha querido responder a las afirmaciones realizadas por el grupo de gobierno en el sentido de que en el asunto de la obra de las piscinas del Polideportivo, «todo el dinero público se ha invertido correctamente... y que el agua de las piscinas no puede estar a más de 30 grados». Desde la formación jeltzale trasladan a los hernanirras las «dudas» que les han surgido con esta obra.

En relación a la afirmación relacionada con la temperatura del agua de la piscina pequeña, Andoni Amonarraiz afirma que «EH Bildu miente (boletín oficial del País Vasco 8-5-2003, pag. 7869 y 7870). El Gobierno Vasco permite que las piscinas pequeñas puedan estar por encima de esa temperatura, siempre que se cumpla con los parámetros de salubridad del agua. Fue una petición de 125 padres de bebés que asistían a cursillos. En Donostia todas las piscinas pequeñas están a 31º».

«Dudas inmensas»

En relación a cómo se gastó el dinero público en esta obra, el portavoz de EAJ-PNV indica que «después de estudiar con detenimiento el proyecto, siempre dentro de mis posibilidades, y de haber tenido una comisión de Urbanismo a la que asistió la dirección de obra contratada por el Ayuntamiento, que fue grabada a petición de EAJ-PNV, y en la que se intentó dar explicaciones a muchos de los aspectos de la obra y de la maquinaria que hace funcionar la piscina, las dudas que nos surgen son inmensas».

El resultado de estas dudas llevó a los concejales de esta formación a solicitar en el Pleno del mes de abril que se constituyera, «lo antes posible», una mesa de trabajo y que ésta estuviera formada, en la parte técnica, por la responsable de Contratación y la de Urbanismo y Obras Públicas, y en la parte política por el alcalde y por un representante de cada formación política de la oposición. Según indica, «el objetivo es el de compartir con todos ellos las infinitas dudas que nos ha creado esta obra».

Vigas

Andoni Amonarraiz señala que alguna de las dudas que tienen son «por qué hay menos vigas en la realidad que las que indica el proyecto y por qué se ha sustituido una viga de 23,50m por otra de 14,50m o por qué se ha dado un tratamiento a la madera contra la humedad que nos parece insuficiente o por qué nos hemos gastado 2.600.000 euros en una piscina nueva si toda la maquinaria nueva se ha calculado para un aforo medio de 80 personas y este número de personas entraban en la piscina antigua, etcétera». Critican también que en la instalación «ya hemos tenido que gastar 68.000 euros más para poner ozono, que no estaba en el proyecto, para conseguir los parámetros de calidad del agua que marca la ley».

 

Fotos

Vídeos