Concentración este mediodía en Plaza Berri para protestar sobre la calidad del aire y los malos olores

Busca el cambio movilizando a los 6.000 hernaniarras que no se acercan a votar en las citas electorales

HERNANI.

Hace unas semanas Biteri acogió una charla titulada 'Qué aire respiramos' y como explican los organizadores de la misma «un gran número de asistentes tuvimos claro que sin movilización ciudadana poco o nada cambiaría». Es por ello que decidieron formar un grupo, «sin siglas ni colores políticos», con la idea de «diseñar una protesta a la que se sumara todo el pueblo para mejorar la calidad del aire que respiramos y acabar, también, con los fuertes olores y ruidos que todo el municipio viene soportando desde hace ya demasiados años, y que, lejos de disminuir, han aumentado», explican, añadiendo que «sabemos que es un clamor entre la gente del pueblo el hartazgo por tener que soportar malos olores y respirar sustancias tóxicas. Creemos que se debe y se puede hacer mucho más para solucionarlo. Queremos un aire sano, y queremos empresas limpias».

Para ello este grupo ciudadano ha decidido reunir a los vecinos de Hernani para protestar en una concentración que tendrá lugar este mediodía, a las 12.00 horas, en Plaza Berri, con el objetivo de exigir soluciones, tanto a las administraciones como a las empresas implicadas. «Continuaremos movilizándonos hasta lograr que se solucione esta grave situación», aseguran los organizadores.

Medidas al Ayuntamiento

Además piden al Ayuntamiento de Hernani que inste a la Diputación de Gipuzkoa a tomar todas las medidas precisas para evitar que el tráfico que rodea a Hernani continúe emitiendo ruido y aire contaminado sobre la localidad. «Exigimos que el Consistorio le pida al Gobierno Vasco que tome urgentemente las medidas oportunas a fin de que las empresas contaminantes de Hernani dispongan y activen todas las medidas necesarias y cuenten y apliquen procesos de última generación para dar solución a estos problemas cuanto antes», informan desde el grupo.

Aseguran desde esta convocatoria que «la ciudadanía no puede comprender cómo es posible que el Gobierno Vasco pacte la fecha de antemano con las empresas para realizar las inspecciones, dándoles la oportunidad de minimizar temporalmente la contaminación, evitando así ser sancionadas».