Aromas y sabores de otros tiempos

Ambiente. Muchos vecinos se acercaron por los Tilos para disfrutar de la feria medieval. / FOTOS MARÍA
Ambiente. Muchos vecinos se acercaron por los Tilos para disfrutar de la feria medieval. / FOTOS MARÍA

Los Tilos y Plaza Berri se llenaron de puestos en una edición más de la Feria Medieval | El buen tiempo que protagonizó todo el fin de semana invitó a vecinos y visitantes a disfrutar de una amplia oferta

MARÍA CORTÉSHERNANI.

Hernani viajó varios siglos atrás en el tiempo en la celebración de una nueva edición de la Feria Medieval. Durante todo el fin de semana medio centenar de puestos adornaron el Casco de la localidad con productos de todo tipo. Los hernaniarras y demás visitantes respiraron desde el viernes y hasta ayer los olores y sabores del medievo en los cuarenta y cinco tenderetes similares a los de la época.

Entre Plaza Berri y el paseo Ezkiaga, los Tilos, los visitantes pudieron descubrir productos trabajados en cuero, piedras naturales y telas, así como minerales, fósiles, cuencos aromáticos, juguetes de madera, pulseras y collares con las que los artesanos «muestran en estas ferias la destreza de las personas sin la intervención de máquinas», explicaban los organizadores. Para la salud no faltaron los ungüentos curativos y plantas medicinales para mejorar a la vieja usanza algunas dolencias.

También hubo espacio para los más golosos con los puestos de pasteles realizados en horno de leña y rosquillas cocinadas a fuego lento en el momento. Pizzas, crepes, algodones de azúcar y otros dulces internacionales de diversa variedad completaron la muestra. Y no podía faltar en la gastronomía del medievo los productos como la cecina y sus derivados, que antaño se acumulaban en las bodegas de los barcos y las casas por su larga conservación.