La ciudadanía decidirá el nombre de la nueva Casa de Cultura

Imagen de la sesión plenaria que tuvo lugar en la jornada de ayer en el Ayuntamiento. / JUANFER
Imagen de la sesión plenaria que tuvo lugar en la jornada de ayer en el Ayuntamiento. / JUANFER

Los grupos de la Corporación tendrán que consensuar una propuesta para que luego se elija

JUAN F. MANJARRÉS ASTIGARRAGA.

Palabras como xirimiri, espacio-tiempo, velocidad... protagonizaron la sesión plenaria de ayer en el Ayuntamiento. Suena raro, pero la realidades que los responsables municipales se enzarzaron en largas discusiones de todo tipo. Sin la presencia del único edil con el que cuenta el PSE, fueron los miembros del grupo de gobierno de EAJ/PNV y los de la oposición de EH Bildu los que protagonizaron el debate de una sesión que llegó justo antes del inicio de las fiestas de Semana Santa.

Uno de los puntos a tratar dentro del orden del día se centraba en el nombre que recibirá la nueva Casa de Cultura que se está construyendo en Urumea Berri. Aunque el grupo de gobierno llegaba con el planteamiento de que reciba el nombre de Murgiazpi, finalmente se decidió dejar el punto sobre la mesa. Desde la oposición contemplaban como algo más idóneo que sea la ciudadanía la que decida por medio de una votación el nombre del nuevo edificio y, finalmente, así se hará, tras un previo consenso desde el Ayuntamiento de las opciones.

Uno de los asuntos que generó discusión fue el relativo a la ejecución del Presupuesto de 2018, sobre todo en el capítulo de inversiones. Desde la izquierda abertzale insistieron en que se trata del nivel de ejecución más bajo de lo que se lleva de legislatura, «unos niveles que son inadmisibles para un ayuntamiento como el de Astigarraga». Insisten en que «año a año ese nivel de ejecución ha ido bajando. Nunca ha habido datos tan malos en este Ayuntamiento. Existe mucho remanente simplemente por que no se está invirtiendo el dinero que recoge el propio Presupuesto».

El punto de vista del grupo de gobierno es otro. «No consiste exclusivamente en fijarse en el nivel de ejecución. Depende de lo que demanda cada momento. Puedes contar con un proyecto muy potente con el que prácticamente ejecutes buena parte de la inversión planteada, o bien acometer distintas iniciativas más pequeñas para muchos sectores y que, en cambio, en gasto no suponen tanta ejecución presupuestaria», afirman.

Entre los asuntos tratados se encuentra una modificación puntual de la ordenanza fiscal en lo referido a las tasas del Polideportivo, que salió adelante con la abstención de EH Bildu, al igual que la de la ordenanza municipal de protección contra la contaminación acústica. El inventario de bienes y derechos del Ayuntamiento, así como el convenio para el relleno de las canteras de Haitz-Lepoa y Arkaitz-txiki fueron respaldados por todos.