Una vida dedicada a la cesta punta

Mikel Berraondo junto a Igor Lizasoain y los puntistas Aizpurua y García, en 2012 en el Arrate./
Mikel Berraondo junto a Igor Lizasoain y los puntistas Aizpurua y García, en 2012 en el Arrate.

Mikel Berraondo Lamarain, impulsor de este deporte en Andoain, falleció el miércoles a los 93 años | En 2008 y 2010 recibió sendos homenajes en el frontón Arrate en reconocimiento a su incansable labor

MARIVI OLANO ANDOAIN.

La cesta punta andoaindarra perdía el miércoles a Mikel Berraondo Lamarain, un hombre que trabajó durante años para promover y enseñar esta modalidad deportiva desde el club Gazteleku.

Quienes compartieron junto a él horas y horas en el frontón Arrate coinciden en destacar su pasión por la cesta punta, su carácter inquieto, su capacidad para el trabajo y su ilusión por inculcar este deporte a las generaciones más jóvenes.

Fermín Altuna, quien fuera responsable de pala del Gazteleku y una de las personas que más momentos compartió junto a él en la cancha del Arrate, le recordaba ayer como un hombre inquieto. «No paraba, siempre andaba metido en mil cosas a la vez, pasaba horas y horas en el frontón Arrate para hacer su trabajo, siempre ayudando a los jóvenes cestapuntistas». Altuna mantiene vivo el recuerdo de «un buen hombre, muy trabajador, que tenía también un genio vivo». Le recuerda como una persona siempre dispuesta a ayudar, que recorrió «muchos, muchos kilómetros para apoyar a este deporte».

Altuna le define, además, como una persona apasionada por la pelota en general y sobre todo por la cesta punta. Una pasión que transmitió a sus dos hijos, Iñigo y Néstor, que destacaron en esta modalidad deportiva. Este último llegó a jugar en el frontón de la ciudad de Milán, y en el Seminole Jai Alai de Orlando, fue subcampeón de España en 1996 formando pareja con Erkiaga y ganador, entre otros trofeos, del Guante de Oro en los años 1996 y 1997 con el zaguero Félix.

Al término del funeral que se oficiaba ayer en Donostia, Igor Lizasoain, cestapuntista que tomó el relevo a Berraondo en la sección de cesta punta, señalaba el impresionante trabajo que realizó por la pelota en Andoain, sobre todo en cesta punta, pero también en mano y pala, conjuntamente con Fermín Altuna. Lizasoain se mostraba agradecido porque «nos ha enseñado valores, nos ha enseñado a ser buenas personas», y añadía que «solo hay que ver que cada vez que salimos a algún partido todo el mundo pregunta por él, porque ha sido un hombre de trato amable que sabía generar buen ambiente y daba un trato especial a los pelotaris». Lizasoain admitía que «se nos ha ido una gran persona».

Andoni Álvarez, responsable de la Escuela de Pelota de Andoain y presidente de Gazteleku, destacaba su constancia, su trabajo dentro de la cancha del Arrate y fuera de ella, porque «Mikel ha estado hasta hace pocos años acudiendo al frontón, pero es que también realizó un trabajo importante a la hora de renovar estatutos y realizar todo tipo de trámites y gestiones». Trabajador, constante y una persona con un humor muy especial es como Álvarez quiere recordar a Berraondo.

Ixiar Olano, responsable de deportes del Ayuntamiento de Andoain, indicaba que «Mikel fue el alma máter del club Gazteleku durante muchos años, hasta que tomaron el relevo Andoni Álvarez, Igor Lizasoain y Manex Lete», y añadía que «fue un hombre dedicado a la pelota, especialmente a la cesta punta, y una persona muy conocida y respetada por los aficionados, por instituciones y federaciones».

Más

 

Fotos

Vídeos