La OMIC informará sobre llamadas a teléfonos con prefijos especiales

El 33% de las reclamaciones de los consumidores se deben a temas de telefonía e internet. /  UNANUE
El 33% de las reclamaciones de los consumidores se deben a temas de telefonía e internet. / UNANUE

La próxima semana buzoneará un folleto sobre los números 900 y 800 | En la información se alerta al consumidor sobre el peligro de los números que empiezan por 118 por el elevado coste de las llamadas

MARIVI OLANO ANDOAIN.

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) tiene previsto buzonear esta próxima semana un folleto para informar sobre los números de teléfono con prefijos especiales. Se trata de números que se caracterizan por tener un prefijo distinto al habitual y un coste también distinto al que se tiene contratado, porque se cobran aparte.

En el folleto informativo se recuerda a los consumidores que la llamada a números que tienen prefijo 800 o 900 son gratis porque paga quien recibe la llamada. En el caso de los números 901 se paga una parte de la llamada (normalmente lo mismo que costaría una llamada local) y el propietario del número paga el resto. En los números 902 la OMIC indica que quien hace la llamada paga el coste íntegro. Es la numeración habitual en los servicios de atención al cliente (aunque las compañías de gas y luz están obligadas a tener un número gratuito). Si se llama desde teléfono fijo el coste es similar al de las llamadas interprovinciales, pero si se marca desde un móvil el gasto crece porque estas llamadas a números 902 no se incluyen en las tarifas planas y suelen durar mucho tiempo, porque primero se pone en espera a la persona que llama y luego hay que explicar la queja.

Un precio muy elevado

Desde la OMIC se indica que hay números pensados para prestar un servicio durante la llamada, «por lo que su precio suele ser muy elevado». Una parte del beneficio es para la compañía telefónica y otra para la empresa que presta el servicio. En este grupo se incluyen los números con prefijo 803 (servicios para adultos), 806 (entretenimiento como tarot y juegos), 807 (servicios profesionales: médicos, asesoría...) y 905 (televoto, donde se paga un importe fijo por llamada).

El secreto de la cuarta cifra

Lo que más interesa a los consumidores, según se recoge en el folleto informativo, es la cuarta cifra del número, ya que cuanto más alta sea más se pagará. Si la cuarta cifra es superior a 6, el usuario tiene que autorizar en su compañía telefónica este tipo de servicios 'ultracaros'. El coste será aún mayor si se llama desde el móvil.

Mención aparte, indican dede la OMIC, son los números que empiezan por 118 y que se usan como 'guía telefónica', porque tienen unos precios elevados y se promocionan con publicidad, «lo que nos debe de poner en alerta».

A partir de julio de este año esta numeración tiene algunas restricciones, como limitar la duración de la llamada a 10 minutos o fijar para las compañías que prestan servicio en el 118 un coste de establecimiento por llamada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos