Karrika despidió sus fiestas con sabor agridulce

Fiestas. El  espectáculo de play back volvió a reunir  el domingo a buen número de vecinos. /   UNANUE
Fiestas. El espectáculo de play back volvió a reunir el domingo a buen número de vecinos. / UNANUE

Las fuertes tormentas obligaron a improvisar y retrasar el horario de celebración de diferentes actividades

MARIVI OLANO ANDOAIN.

Una traca final y el 'Pobre de mí' despedían el domingo por la noche las fiestas de Karrika, marcadas este año por una inestable climatología que ha obligado a improvisar y a retrasar la celebración de diferentes actividades debido a las fuertes lluvias. Pese a todo, el barrio ha disfrutado de tres jornadas festivas en las que ha habido música, concursos, actividades gastronómicas, tamborrada, juegos y deporte para los chavales y también para los adultos. Actos como el concierto de rock o el 'Pobre de mí' se retrasaron por el mal tiempo; la tamborrada tuvo que refugiarse por los tres 'aguaceros' que caían el sábado por la noche, y la organización decidió modificar su recorrido.

Pero no todo fueron inconvenientes, los vecinos de Karrika han sabido aprovechar los momentos de buen tiempo, que también los hubo, para disfrutar de las actividades programadas. Entre éstas los diferentes concursos que se organizaban. En la carrera de pepinos del sábado por la noche ganaron Xabier Pajares y Nerea Calvo; en el espectáculo de play-back la mejor artista fue Ana Gaspar, en el apartado de adultos, y Maialen en el infantil; el equipo del Rayo Karrikeño se llevó el campeonato de fútbol infantil, y el vecino José Luis 'El portugués' ganaba el de toca. Yaire ganó el concurso de dibujo de 3 a 6 años y Nerea Iglesias dibujó la portada del programa de fiestas de 2019. En el concurso de tortillas, Jorge (Pitxu) preparó la más sabrosa y se llevó el primer premio.

¿Y el año que viene?

Karrika podría quedarse sin fiestas para el próximo año. El hecho de que no haya vecinos que se animen a colaborar en la organización de los festejos puede suponer que estas fiestas no se celebren. En la edición de este año todo el trabajo ha recaído en dos vecinas. Ellas solas, sin más ayuda, se han encargado de realizar todas las contrataciones, de preparar los programas de fiestas, de llevar la contabilidad... Aseguran que es necesario que los vecinos se impliquen en la organización de sus fiestas. Ellas están dispuestas a ayudar a quienes quieran tomar el relevo y se muestran firmes: si no hay colaboración, no habrá fiestas.

 

Fotos

Vídeos