El Frontón Arrate abre mañana sus puertas para mostrar su nueva cara

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO ANDOAIN.

Finalizadas las obras de reforma, el Frontón Arrate abrirá mañana, lunes, sus puertas al público para mostrar su nuevas instalaciones tras una cuidada renovación.

Las obras se han realizado tanto en la zona de arriba como en la de abajo. En la zona de arriba se han centrado en acondicionar la pared izquierda de la cancha, manteniendo el frontón largo, se ha cambiado el suelo y se han realizado modificaciones para cumplir con las normativas de accesibilidad y emergencia, entre ellas la instalación de un ascensor.

En la parte baja se han instalado dos tatamis, un pequeño frontón, un gimnasio con un boulder y máquinas para trabajar la fuerza y una zona de cardiovasculares, además de una sala de ciclismo, salas de reuniones, cuatro vestuarios y aseos.

Estas instalaciones se podrán reservar. Las condiciones para ello se deberán consultar en el Arrate. Además de la ciudadanía, las instalaciones serán utilizadas también por los clubs y asociaciones deportivas de pelota, judo, kárate, kempo-kai, aikido y ciclismo.

La reforma ha llegado hasta la zona de taquillas, con cambio en el sistema de apertura. Ahora, cada usuario deberá llevar su propio candado para hacer uso de las mismas. El sistema de taquillas con monedas daba problemas por lo que el Ayuntamiento ha optado por esta alternativa, viendo los buenos resultados que se han dado en otras instalaciones.

La entrada principal al frontón Arrate se encuentra situada en la zona de abajo.

Sistema de huella dactilar

El Arrate estará incluido en el sistema de socios y socias del polideportivo Allurralde por lo que se podrá acceder a sus instalaciones utilizando la tarjeta o con el sistema de huella dactilar.

Por lo que respecta al horario de estas instalaciones, en invierno estará abierto de lunes a viernes, de 9.00 a 13.00 horas y de 16.00 a 13.00 horas, los sábados de 9.00 a 13.00 y de 16.00 a 20.00 horas, y los domingos y festivos, de 9.00 a 13.15 horas. Y en verano, de lunes a viernes, de 9.00 a 13.00 y de 16.00 a 21.00 horas, y sábados, domingos y festivos, cerrado.

Las obras han tenido un coste total de 1.200.000 euros y para poder llevarlas a cabo el Ayuntamiento ha contado con la subvención de 435.000 euros que ha concedido la Diputación Foral de Gipuzkoa.