Emiliano Mateos, artesano de veletas

Artesano. Emiliano Mateos, junto a varias de las veletas que mostrará mañana, a partir de las 9.30 horas, en su primera exposición. /
Artesano. Emiliano Mateos, junto a varias de las veletas que mostrará mañana, a partir de las 9.30 horas, en su primera exposición.

Este vecino de Andoain es un artista tallando en madera unos artilugios que cobran vida con el viento | Mañana, a partir de las 9.30, expondrá seis piezas de su colección en la plazoleta situada frente al BM

MARIVI OLANO ANDOAIN.

Emiliano Mateos Díaz cumplirá mañana una de sus ilusiones: exponer una parte de su colección de veletas en Andoain. Lo hará a partir de las 9.30 de la mañana en una exposición al aire libre que montará en la plazoleta situada frente al supermercado BM .

Emiliano es un artista fabricando estos artilugios, unas piezas con motivos diferentes que van cobrando vida a medida que reciben la fuerza del viento. Su afición comenzó hace ya unos años tras una visita a su localidad natal, donde vive un hermano suyo al que ayudó a fabricar una veleta. A partir de ese momento comenzó a tallar sus propias creaciones.

En su colección hay veletas con rebaños de ovejas vestidas con lana natural, caballos, galgos y liebres, un encierro de Sanfermines... Cualquier tema que se le ocurre lo transforma en uno de estos artilugios. «Ahora estoy trabajando en una veleta en la que pondré bicicletas y tengo también la idea de hacer unas abejas junto a una flor». Sus trabajos, totalmente artesanales, están realizados al detalle. En la veleta de Sanfermines los toros se mueven con el viento simulando coger a los mozos, los pastores van detrás del rebaño y los corredores tienen hasta el periódico enrrollado en sus manos.

Construir cada una de estas pequeñas obras de artesanía es un proceso largo y laborioso. «Las más pequeñas las hago en un día pero las grandes me llevan unos cuantos meses. Hay algunas más complicadas porque tienen muchos elementos y es difícil conseguir que se muevan con el viento, pero ya le he cogido el truco y hasta la fecha van saliendo muy bien».

Tras esta primera exposición, tiene la idea de pedir permiso al ayuntamiento para mostrar su trabajo en alguna otra zona como la plaza Zumea.

Mañana instalará sus veletas al aire libre, en la plazoleta situada frente al supermercado BM o, si no hay viento en esta zona, un poco más adelante, en el inicio del bidegorri, a la par del rascacielos.

Un trabajador nato

Este jubilado que cumplirá 71 años el próximo día 29 ha sido un trabajador nato. «Con 12 años ya salí de casa para ir a trabajar con el ganado. He hecho de todo. Fui criado en una hacienda con una familia muy rica que me hacía rezar el rosario tres veces al día. Eran muy religiosos pero luego apenas me daban de comer. Trabajé también en un matadero y cuando cumplí los 16 años me vine con otro amigo a Andoain, donde vivían dos hermanos míos. Trabajé en la construcción, en el campo, en invernaderos, en líneas de alta y baja tensión. He plantado pinos en el monte, he sido capaz de llevar una obra aunque apenas tenía estudios, gracias a que aprendí algo sobre planos y sería capaz de construir una casa». dice orgulloso.

Emiliano es un hombre con iniciativa. Aprendió a manejar el ordenador, como él dice, gracias a un curso al que se apuntó en el centro de educación de adultos, y pese a que reconoce que la ortografía no es lo suyo, está escribiendo sus memorias folio a folio, que corrige un profesor amigo suyo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos