Condenados a 5, 3 y 1 años los 3 acusados de acuchillar a un joven en Andoain

Estación de tren de Andoain. /UNANUE
Estación de tren de Andoain. / UNANUE

Los hechos tuvieron lugar el 19 de febrero de 2017, a las 21.40 horas

AGENCIAS

La Audiencia de Gipuzkoa ha condenado a 5, 3 y 1 años de prisión, respectivamente, a los tres jóvenes acusados de acuchillar a un chico de 17 años en la estación de Andoain, donde le propinaron una paliza y lo acuchillaron hasta que logró escapar montando en un tren con destino a Hernani.

La sentencia del caso considera a los tres responsables de un delito de lesiones por uso de armas con la agravante de abuso de superioridad, si bien reconoce a uno de ellos la atenuante de reparación del daño causado por haber compensado parcialmente a la víctima mediante el pago de una indemnización y le impone tres años de reclusión.

El tribunal aplica esta misma atenuante al tercer inculpado, al que además rebaja aún más la pena, hasta un año de cárcel, por haber colaborado con la Justicia y tener reconocido un trastorno mental ya que sufre síndrome de Dubowitz.

No obstante, la sentencia les obliga a todos a compensar a la víctima con 25.000 euros y a mantenerse alejados y no comunicarse con ella por ningún medio durante cinco años más.

Los hechos enjuiciados tienen su origen en una disputa que el principal acusado (condenado ahora a cinco años) mantenía con la novia de la víctima porque había declarado en su contra en un procedimiento judicial por violencia machista.

Este hecho le había llevado a amenazar a la chica a través de las redes sociales en las que había anunciado su intención de golpear «hasta cagar» a su novio cuando se lo encontrara

Esta circunstancia se produjo sobre las 21.40 horas del 19 de febrero de 2017, cuando el principal encausado, junto a su perro, y los otros dos procesados acudieron a la estación de tren de Andoain en busca del perjudicado, con el que ya habían mantenido un altercado anteriormente en Hernani por los motivos citados.

Una vez en la estación, tras un cruce de palabras, uno de los acusados propinó un puñetazo al perjudicado, mientras que el principal acusado le asestó tres navajazos, hasta que el chico logró zafarse, cruzó corriendo las vías y llegó al otro andén, donde fue alcanzado por sus tres perseguidores quienes comenzaron a darle patadas y puñetazos.

En este contexto, la víctima cayó a las vías del tren seguido por los tres agresores que continuaron golpeándole, mientras el principal acusado volvía a apuñalarle al tiempo que azuzaba a su perro contra en su contra.

Finalmente, el apuñalado consiguió liberarse y montarse en un tren que había llegado a la estación, donde fue atendido por el personal de seguridad, que solicitó la presencia de una ambulancia en la que fue trasladado al servicio de urgencias del Hospital Donostia.

Los acusados, por su parte, abandonaron el lugar y se dirigieron al domicilio de uno de ellos, donde fueron detenidos por la Ertzaintza que se vio obligada a derribar la puerta para acceder al interior de la vivienda.

Los policías realizaron dos registros en el piso, en los que localizaron un total de 16 armas blancas, así como un navaja de unos nueve centímetros empleada en la agresión que se encontraba «escondida en un lugar de difícil acceso».

La víctima tuvo que ser atendida de distintas heridas de arma blanca en el hombro izquierdo, el epigastrio, la región paraumbilical izquierda y derecha, y la zona suprapúbica, además de sufrir lesiones por mordedura de perro y otras contusiones.

La sentencia no es firme y puede ser recurrida en apelación en un plazo de diez días.