Burdina recordará con un homenaje a su maestro y amigo Manu Izaguirre

Manu Izaguirre, en la última fila, a la derecha, junto a Berrondo y el resto de voluntarios de Burdina.
/
Manu Izaguirre, en la última fila, a la derecha, junto a Berrondo y el resto de voluntarios de Burdina.

Arqueólogo marino, historiador, etnógrafo y extécnico de Patrimonio en la Diputación, llevaba diez años aportando su experiencia a los voluntarios de Burdina

MARIVI OLANOANDOAIN.

El pasado viernes por la tarde los voluntarios de Burdina Taldea conocían la noticia del fallecimiento de Manu Izaguirre Lacoste, voluntario que llevaba colaborando con la asociación desde hace aproximadamente diez años.

Izaguirre fue un reconocido arqueólogo marino, técnico de Patrimonio de la Diputación Foral de Gipuzkoa, historiador y etnógrafo. Tras jubilarse comenzó a colaborar con Burdina, en un principio asesorando a los voluntarios en su labor de recuperación del patrimonio histórico, y más adelante implicándose de lleno en la asociación andoaindarra.

Para Burdina, Izaguirre ha sido, además de un gran amigo, el maestro que ha guiado sus pasos. «Por encima del dolor que sentimos por su fallecimiento, queremos destacar nuestro sentimiento de agradecimiento por todo lo que nos ha ayudado durante estos años», señalaba Joxe Ramón Berrondo, miembro de Burdina. En la asociación le recuerdan como un hombre humilde, de gran sabiduría y extremadamente generoso. «El fue el que nos indicó qué camino teníamos que tomar, el que nos empujó a continuar, a seguir adelante. Gracias a sus conocimientos hemos aprendido lo que sabemos», indicaba Xabier Arruti, de Burdina.

En su extenso currículum profesional cabe mencionar que dirigió los trabajos de recuperación del Molino de Zerain en el siglo XVI, fue codirector de la excavación arqueológica del pecio de Urbieta, nave del siglo XV que transportaba mineral de hierro para las ferrerías de la zona de Gernika y que fue localizada en 1998, y responsable de la investigación del pecio de la nao San Juan que se construye en la factoría marítima Albaola. Para este último trabajo se desplazó a Canadá, país en el que se hundió la nave en 1565, donde compartió tareas de investigación, entre otros, junto al antropólogo de la Universidad de Montreal, Brad Loewen.

Burdina Taldea preparará un homenaje en su memoria, que podría organizarse entre los meses de septiembre y octubre.