Tensión y silbatos al paso de la compañía Jaizkibel