El ZAISA-Txingudi se prepara para el sprint final, en el que debe ganar todos los partidos

I.A. IRUN.

La Liga Vasca ha descansado el pasado fin de semana, situación que aprovechó el ZAISA-Txingudi para disputar un amistoso en Plaiaundi contra el Químicas Universitario de Madrid, un equipo que milita en la Liga Unviversitaria de aquella comunidad autónoma, equivalente a la categoría de los irundarras.

Iñaki Lekuona e Ivan Tizón aprovecharon la ocasión para dar un respiro a los habituales y dar oportunidad de jugar a los que menos minutos acumulan. En definitiva era un partido para tomar un respiro de la tensión de la competición y cargar pilas para la recta final de la temporada.

Con buen tiempo y mejor ambiente se disputó un partido en el que los irundarras lograron la victoria por 41-12, aunque el resultado es lo de menos, ya que el objetivo del día era la confraternización y la socialización con el equipo madrileño en el tercer tiempo que pudieron degustar en la sociedad gastronómica del club. En definitiva, un gran día para ambos clubes que consiguieron unir lazos y prometieron volver a enfrentarse.

El sábado en Sara

El ZAISA-Txingudi retomará este sábado la competición, visitando al Sarako Izarra y con la obligación de ganar si quiere seguir teniendo opciones de ascenso.

Los irundarras son conscientes de que el objetivo está ahora muy complicado, pero mientras queden oportunidades no van a tirar la toalla. Ganando en Sara superarían a los de Lapurdi y se acercarían al Rioja, segundo, al que visitarán en la siguiente jornada.