El ZAISA-Txingudi estrena la liga con una inesperada y abultada derrota

El ZAISA-Txingudi tuvo un desafortunado arranque liguero en Plaiaundi. /  F. DE LA HERA
El ZAISA-Txingudi tuvo un desafortunado arranque liguero en Plaiaundi. / F. DE LA HERA

Los irundarras perdían 10-40 en el descanso y al final cayeron 20-71 | Román Solís y Alejandro Aguirre firmaron los dos únicos ensayos para el equipo bidasotarra

I.A. IRUN.

Toda la ilusión de cada inicio de temporada, todas las buenas sensaciones de los amistosos, todos los pronósticos que le daban como ganador... Todo saltó por los aires el sábado en Plaiaundi, donde en el debut liguero el ZAISA-Txingudi perdió y lo hizo de la contundente manera que muestra el 20-71 final.

El buen juego desplegado por el Elorrio pilló de sorpresa a los locales. Después de dos temporadas que no lograban muy buenos resultados, presentaron en Plaiaundi un equipo con muy buen nivel en la línea de tres-cuartos que transmitía el balón con fluidez e inteligencia.

El ZAISA-Txingudi, que no se esperaba ese juego, acusó varias bajas de última hora que tuvo y falló en todas las fases defensivas. Falta de colocación, presión y placaje... Con balón los irundarras se sentían a gusto, pero sin él estaban totalmente a merced del Elorrio.

El dominio visitante se vio patente desde el inicio, con un ensayo en el minuto dos. En el diez llegó el segundo y en el 21, cuando parecía que el equipo local mejoraba algo en el juego y disponía más de balón, el tercero tras un robo de balón. Tres ensayos con otras tantas transformaciones para un inesperado 0-21 mediado el primer tiempo.

El ZAISA-Txingudi seguía con la posesión de balón y en un golpe de castigo decidió lanzar a palos para que Ugo Poncini abriera el marcador local en el minuto 24 (3-21). Sin embargo, el Elorrio reaccionó y volvió a seguir marcando diferencias, especialmente cuando abría el balón a la línea. En un visto y no visto llegaron dos nuevos ensayos para ensanchar la diferencia hasta el 3-35 del minuto 30.

Solís acorta diferencias

Por fin en el minuto 33, en una melé a pocos metros del ensayo, Roman Solís logró romper la defensa visitante para firmar un ensayo que después transformó Ugo Poncini para el 10-35. Pero fue el Elorrio quien cerró la anotación del primer tiempo, con su sexto ensayo, el primero que no logró transformar.

Con un 10-40 al descanso urgía una reacción. En la reanudación parecía que los irundarras iban a poder plantar cara, pero no conseguían anotar. De hecho, era el Elorrio quien seguía engordando su marcador. 10-47, 10-52, 10-59... La brecha seguía aumentando.

Pese a todo, los hombres de Iñaki Lekuona e Ivan Tizón siguieron peleando y en el minuto 67, en la salida de una melé, Alejandro Aguirre hizo un ensayo que transformó Ugo Poncini para el 17-59. El propio Poncini con un golpe de castigo puso el 20-59 en el minuto 74, pero el Elorrio siguió a lo suyo y se fue hasta el definitivo 20-71, que deja a los irundarras con la idea de que deben mejorar muchas cosas, especialmente en defensa.

Alineación: Unai Cano, Mathieu Lleset, Iñigo Camarero, Álvaro del Alamo, Asier Amigo, Beñat Herrero, Aitor Asurmendi, João Costa, Luciano Echevarria, Adur Manterola, Alejandro Aguirre, Roman Solís, Gorka Martínez, Eneko Martínez y Ugo Poncini. También jugaron André Ferreira y Urtzi Mara.

En la segunda jornada, al ZAISA-Txingudi le toca visitar el domingo en Amorebieta a un Zornotza que en la primera jornada se impuso por 12-47 al Funes. No será un partido fácil, además en hierba artifical, pero los irundarras buscarán una victoria para desquitarse del mal debut.

 

Fotos

Vídeos