Victoriano Alcalde o Jeremiah Johnson: «Aunque sigo vinculado a la música, me siento más cerca de la literatura»

Victoriano Alcalde, cantautor y escritor irundarra./DV
Victoriano Alcalde, cantautor y escritor irundarra. / DV

Música y literatura son para él «una necesidad primaria» y sus letras le han llevado ganar, en los últimos años, nada menos que 14 premios de relato y poesía

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.

Si alguien se preguntaba qué habrá sido del cantautor y escritor irunés Jeremiah Johnson o de su alter ego, Victoriano Alcalde, la respuesta llega en forma de libro. 'Los últimos poemas del luchador de sumo' es su nueva obra, «un poemario que funciona como un cuento», un relato hecho poesía que comienza en un semáforo del paseo de Colón y termina en el monte Jaizkibel. Durante los últimos años, Alcalde no ha dejado de escribir y ha ganado nada menos que 14 premios literarios con sus cuentos y poemas. Su luchador de sumo convenció al jurado del XXXIII Certamen Poético Ángel Martínez Baigorri y ahora se encuentra en las páginas de un libro editado por el Ayuntamiento de Lodosa. Quienes quieran conocerlo, pueden encontrarlo en Brönte Liburu-denda.

-«Comenzaron a llamarme 'el luchador de sumo' en el primer curso del instituto. Si me vieras comprenderías por qué». Así empieza su poemario premiado, que dedica «a todos los luchadores y luchadoras de sumo que hay por el mundo». ¿Qué es lo que cuenta?

-El luchador de sumo es un personaje que un día apareció en uno de mis cuentos y desde entonces lo considero un amigo. Me metí en su cabeza y en su cuerpo de casi cien kilos y me imaginé lo que él escribiría. Es un poemario que funciona como un relato, porque hay un argumento de principio a fin.

«Mi poemario funciona como un relato, porque hay un argumento de principio a fin»

-La historia transcurre entre Irun y Hondarribia.

-Sí, empieza en un semáforo del paseo de Colón, en el encuentro con una chica que le sonríe. El luchador de sumo es un chico joven, muy gordo, que ha alcanzado los 100 kilos y que no está acostumbrado a cosas como esa. A partir de la sonrisa de la chica, él empieza a montarse su película. Al final del cuento, se vuelve a encontrar con ella, con la chica que le sonrió y lo que hace el luchador de sumo será una sorpresa.

-Desde que se publicó este libro, ha ganado algún otro concurso.

-Sí, el certamen de cuentos Emiliano Barral, de Segovia. Yo, sobre todo, escribo cuentos. En el relato es donde me encuentro más cómodo, bastante más que en la poesía. De los premios que me han concedido hasta ahora, sólo dos son de poesía y uno de ellos el de 'Los últimos poemas del luchador de sumo' es compartido con Matías J. Díaz, cuyo poemario está también recogido en el mismo volumen.

-En este libro ya firma con el nombre que aparece en su DNI: Victoriano Alcalde. ¿Ha abandonado el seudónimo de Jeremiah Johnson, con el que publicó tres discos?

-Es por lo del cheque del premio literario, ja, ja. Como Jeremiah Johnson no me dejarían cobrarlo. Pero no, no lo he abandonado. Lo adopté hace muchos años, cuando vi la película 'Las aventuras de Jeremiah Johnson' y me impresionó tanto el personaje que me lo quedé. Luego me llamaron Jeremías, porque era más fácil. También he firmado como Jeremiah Alcalde. Firmé así mi primer poemario: 'Jaizkibel. La canción del pirata Corazón de Palo. El seudónimo sigue siendo una barrera contra la timidez. Es como decir que esa canción, o ese poema o ese cuento lo ha escrito otro.

«El seudónimo es una barrera contra la timidez, es como decir que ese poema lo ha escrito otro»

-Sabemos de sus poemas y relatos, pero ¿sigue componiendo canciones?

-Siempre he sentido la literatura y la música como una necesidad primaria, igual que comer o soñar. Aunque sigo vinculado a la música, ahora me siento más cerca de la literatura.

-¿Para cuándo un concierto con canciones suyas y presentación de poemario incluida?

-La verdad es que no lo sé, pero estoy preparándolo y me gustaría que fuera pronto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos