Últimas gotas de sudor en el programa Uda

¡Al agua! Niños en iniciación de natación en Artaleku./
¡Al agua! Niños en iniciación de natación en Artaleku.

Muchos de los niños de Irun que realizan los cursillos de verano continúan en invierno haciendo deporte escolar

EKAITZ RETAMOSAIRUN.

El verano ya está dando sus últimos coletazos. Y con el final del periodo estival, el programa Uda de los cursillos de julio y agosto que organiza el Ayuntamiento de Irun junto con los clubes de la ciudad también llega a su fin. En total han sido 18 entidades locales, que suman 23 modalidades deportivas, las que durante estos meses han hecho sudar a los más jóvenes.

En la segunda visita del delegado de Deportes del ayuntamiento de Irun, Borja Olazabal, a los cursillos de Uda, valoraba de forma satisfactoria «la respuesta que da la ciudadanía a la práctica del deporte en la ciudad». Hacía mención a aquellas actividades que se desarrollan en los polideportivos de Artaleku y Azken Portu, tanto de piscina como de sala.

El gerente de Bidasoa 21, Iñigo Zumeaga, destacaba que «en verano hay más gente apuntada a los cursillos de piscina que de sala, y en invierno ocurre al revés». Es en el mes de julio donde hay más actividad, con los concursos de natación de niños, ya que «en agosto baja un poco el ritmo». Así, hasta septiembre, cerca de 2.000 cursillistas pasarán por los polideportivos de Artaleku y Azken Portu para practicar alguno de los 160 cursos de piscina y 51 de sala. «Mover esa cifra en verano es muy importante», valoraba Zumeaga.

«Se lo pasan de cine»

Otro de los cursillos de Uda es el que organiza el Bidasoa Atletiko Taldea. En las instalaciones de Plaiaundi, durante este verano, más de 500 niños han practicado atletismo, por los 389 del año pasado. «Nuestra valoración es muy positiva, porque hemos vuelto a incrementar los números», comentaba Ibon Muñoz, director técnico del club.

Para estos meses de julio y agosto, el Bidasoa Atletiko Taldea ha incluido mejoras en sus cursillos. Cada jueves acuden a las piscinas de Artaleku y, además, han puesto en marcha los traslados a comer en autobús. «Al final los chavales se lo pasan de cine y las propias familias están contentas», decía Muñoz.

Los cursos de hípica en Jaizubia son otro de los atractivos del verano para los más jóvenes de Irun. Los niños que se apuntan a estos cursillos, además de aprender a montar, limpian los ponys, aprenden a poner la montura e incluso han pintado un mural.

Coro Benito, una de las representantes del club de Jaizubia, destaca que «algunos, después de Uda, se apuntan al deporte escolar y al final varios jóvenes terminan haciendo concursos». Después del verano, siempre hay opción de continuar.