De uno en uno no se suma

Los unionistas siguen con problemas para poder acabar un partido con plena alegría.
/F. DE LA HERA
Los unionistas siguen con problemas para poder acabar un partido con plena alegría. / F. DE LA HERA

Los irundarras ocupan la decimosegunda posición con doce puntos, a solo tres del puesto de promoción de descenso El Real Unión volvió a cerrar la jornada con tablas, la de su visita al Izarra (1-1), y ya acumula seis empates en diez partidos disputados

Borja Olazabal
BORJA OLAZABALIRUN.

El Real Unión jugó el domingo en Merkatondoa contra el Izarra. Los navarros acumulaban cuatro derrotas consecutivas y, aunque los de Irun tampoco están en un buen momento, las apuestas de la afición unionista iban a favor de la victoria txuribeltz. Por juego o, simplemente por las ganas que hay de ver al equipo ganar, en los momentos previos al choque uno solo imaginaba al Real Unión saliendo ganador de la décima jornada.

Pero los planes no salieron como estaban en la cabeza de los irundarras. Los hombres de Juan Domínguez se adelantaron por mediación de Yoel Sola, que marcó su primer tanto de la temporada, el Izarra empató a los pocos minutos y el partido acabó con el 1-1 en el marcador. Un nuevo empate que no sabe a nada porque el equipo necesita victorias para alejarse del peligro y acercarse a unos puestos de play-off que cada semana están más lejos.

Los irundarras han sumado hasta el momento doce puntos y ocupan la decimosegunda posición. Están a solo tres puntos del puesto de promoción de descenso, en manos del Tudelano, y ya a siete del cuarto clasificado, un Oviedo B que ha sumado diecinueve puntos.

Y es que de uno en uno, no se suma. De uno en uno es imposible llegar a la zona noble de la clasificación. El Real Unión empató en Estella y ya lleva seis empates en diez jornadas. Junto al Leioa, es el equipo que más partidos ha terminado en tablas en el grupo segundo de la Segunda B.

Los unionistas empezaron la temporada con un empate en el Stadium Gal ante la Gimnástica de Torrelavega (2-2) y también han igualado los encuentros contra el Gernika (jornada 4, 1-1 en Urbieta), el Oviedo B (jornada 5, 2-2 en Gal), el Mirandés (jornada 8, 2-2 en Anduva), el Arenas de Getxo (jornada 9, 1-1 en Gal) y el Izarra (jornada 10, 1-1 en Merkatondoa).

Analizados todos los grupos de Segunda B, la Segunda y la Primera División, solo hay dos equipos que hayan empatado más veces que el Real Unión. En el grupo 3 de Segunda B el Castellón lleva ocho empates, los mismos que ha conseguido el Valencia en Primera.

Hace falta más

Las cuentas son claras. Con los resultados obtenidos hasta el momento no da para estar con los mejores de la clasificación. Sirven, justo justo, para escapar de las posiciones más conflictivas.

Cierto es que en las cuatro últimas jornadas los de Irun no han perdido. Y que solo han cosechado una derrota en los siete últimos partidos. Pero también una sola victoria, la sumada ante la Real Sociedad B en el derbi de Gal.

En total, el Real Unión ha conseguido menos de la mitad de los puntos que se han puesto en juego, doce de treinta, por lo que hace falta algo más para que la temporada no se transforme en otra decepción.

Aunque también es verdad que la línea entre el éxito y el fracaso es muy fina. Los hombres de Juan Domínguez no están todo lo bien que se podía esperar, pero con solo dos de esos empates transformados en victorias, el equipo estaría a las puertas del play-off. También podría haber pasado al contrario, que los empates hubieran acabado en derrota, pero aun estamos a tiempo de tener una visión optimista de las cosas. Solo es la décima jornada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos