Sagardo Eguna solidario y multitudinario

Llena. La plaza Urdanibia presentaba este aspecto a las ocho de la tarde, en una jornada con buen tiempo y ambiente festivo . / F. DE LA HERA
Llena. La plaza Urdanibia presentaba este aspecto a las ocho de la tarde, en una jornada con buen tiempo y ambiente festivo . / F. DE LA HERA

Miles de personas acudieron ayer a la plaza Urdanibia para disfrutar de la fiesta anual de la sidra

MARÍA JOSÉ ATIENZA IRUN.

El Sagardo Eguna celebró ayer su 24ª edición, con una plaza Urdanibia a rebosar y en un ambiente alegre y festivo. Una veintena de sidrerías, 4.000 botellas y 3.000 vasos fueron las cifras de esta jornada solidaria, en la que se recaudan fondos para los proyectros que la ONG Taupadak desarrolla en la Amazonía boliviana. Este año, concretamente, la recaudación irá destinada a la escuela Arajuruana de San Ignacio de Moxos, donde se está construyendo una cancha polivalente cubierta, cofinanciada por los ayuntamientos de Irun, Hondarribia y Zumárraga, que protegerá a los alumnos de las lluvias monzónicas y del calor extremo de la época seca.

Fernando de la Hera, presidente de Taupadak, se mostraba optimista con el transcurso de la jornada. «Este año hemos arrancado muy bien. El tiempo nos ha acompañado y para las seis de la tarde ya había mucha gente comprando tickets. Luego, la plaza se ha ido llenando, hay un gran ambiente y creemos que el resultado será bueno».

Más de 100 voluntarios

El presidente de Taupadak quiso agradecer, especialmente, el trabajo de los voluntarios. «Cada año es más difícil conseguir patrocinadores», decía. «Arrancamos con unos costes, porque los tiempos de bonanza han quedado atrás. Una vez más, el factor humano es el que nos salva. Estamos mil veces agradecidos a las sociedadades gastronómicas, a los alumnos de Trikitixa del Conservatorio y a su profesor, que han venido a animarnos con su música y a todos los voluntarios. Aquí hay más de cien personas que nos ayudan desinteresadamente. Gracias a ellas, el Sagardo Eguna puede salir adelante, año tras año».