La renovación de Markel Beltza se trunca por motivos laborales

El centro de la defensa se queda sin el mariscal de las últimas temporadas. /  DV
El centro de la defensa se queda sin el mariscal de las últimas temporadas. / DV

El Bidasoa-Irun está buscando un sustituto para el centro de la defensa | La marcha del de Zumarraga le haría muy complicado al club fichar a otro jugador para el lateral derecho

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL IRUN.

Cuando todo parecía ir sobre ruedas para el Bidasoa-Irun ha llegado el primer contratiempo del verano. La secretaría técnica tenía la plantilla prácticamente definida a falta de un par de renovaciones y la posible incorporación de un lateral derecho, pero todo ha cambiado en los últimos días. Markel Beltza, que era uno de esos jugadores a los que el club quería ampliar su contrato, no continuará vistiendo la camiseta amarilla por motivos laborales.

El de Zumarraga tiene delante una oportunidad de trabajo que no puede rechazar y que sería muy difícil de compaginar con la práctica del balonmano profesional. Esta situación, entendible por parte del jugador, ha generado un gran problema en el Bidasoa.

Iñaki Emaldi y José Ángel González estaban mirando la posibilidad de hacerse con los servicios de otro lateral derecho para ponerle la guinda al pastel, pero ahora la prioridad absoluta es hacerse con los servicios de un hombre para el centro de la defensa. Un especialista para el 6:0 que no tiene porque atacar y que aportará los centímetros y kilos perdidos con las marchas de Mikel Redondo, Markel Beltza e Ivan Popovic. Además, el mercado obligará al Bidasoa a buscar en el extranjero.

De un año a otro Jacobo Cuétara ha visto como sus tres hombres con más minutos en el centro de la defensa han dejado el equipo y uno de sus grandes objetivos para la pretemporada será volver a armar un buen grupo de profesionales que asimilen el sistema defensivo.

De hecho, la dirección deportiva tenía en cartera a otro joven valor del balonmano vasco, pero esta nueva situación también va a imposibilitar su incorporación.

Cavero, Vázquez y Zabala

La renovación de Markel Beltza era una de las pendientes, las otras dos son las de Jon Vázquez e Iñaki Cavero. Al primero se le va a esperar hasta que comience la pretemporada para saber cómo ha ido evolucionando de la lesión que tantos quebraderos de cabeza le ha dado durante los últimos meses. El segundo, por su parte, ya le ha dado el sí al Bidasoa y es cuestión de días que estampe su firma para confirmar su continuidad en el conjunto irundarra.

Y hablando de extremos, también está prácticamente asegurada la llegada del joven Mikel Zabala, procedente del Somos Eibar Eskubaloia. Zabala es un internacional júnior que en su equipo juega de central, pero que en la selección lo hace como extremo izquierdo. Es una de las perlas del balonmano guipuzcoano, y aunque en esa posición hay 'overbooking', el club ha querido hacerse con sus servicios.

Foto de plantilla

Tras los últimos acontecimientos, y a la espera de que se hagan oficiales las renovaciones pendientes, la foto de la plantilla a día de hoy es la siguiente: en la portería Cuétara cuenta con Xoan Ledo y Rangel Luan; para el extremo izquierdo están Adrian Crowley, Mikel Zabala e Iñigo Aldaba (más la duda de Vázquez); en el lateral izquierdo Leo Renaud, Rudy Seri y Paco Barthe; como centrales Jon Azkue y Sergio de la Salud; en el lateral derecho el único jugador específico sería Rodrigo Salinas; en el extremo derecho jugarán Kauldi Odriozola e Iñaki Cavero; y en el pivote trabajarán Iker Serrano y Esteban Salinas.

A este grupo de jugadores habría que añadir una pieza más, la del especialista defensivo que está buscando el club. A pesar de que el contratiempo ha sido duro, en la dirección deportiva están tranquilos porque ya tienen varios nombres sobre la mesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos