El Real Unión se la vuelve a jugar en el Stadium Gal

Etxabeguren remata a portería en la victoria en Gal contra el Langreo por 4-0. /  F. DE LA HERA
Etxabeguren remata a portería en la victoria en Gal contra el Langreo por 4-0. / F. DE LA HERA

Recibe mañana al Calahorra en busca de la permanencia (12.00) | El club quiere que haya un buen ambiente en el campo para ayudar al equipo y la entrada volverá a ser gratuita

O. T. IRUN.

Un vermut, una de calamares y tres puntos. Es la ronda perfecta para el mediodía de mañana. No hay nada que maride mejor. El Real Unión recibe en el Stadium Gal (12.00) al Calahorra en un partido en el que se la vuelve a jugar. En un partido en el que solo le vuelve a valer conseguir la victoria porque se está jugando la permanencia.

Con solo cuatro jornadas por delante para que acabe la temporada, los unionistas están en el puesto de promoción de descenso. Tienen cinco puntos de ventaja sobre el Gernika, que marca el descenso directo, y están empatados con el Izarra, que con el golaveraje ganado está un puesto por encima y a día de hoy estaría salvado. Con este panorama, todo lo que no sea ganarle en casa al Calahorra sería un drama.

Pero es que hay más. La jornada puede resultar extraordinariamente buena para los intereses de los unionistas, en caso de que las cosas salgan bien, pero también se podría complicar muchísimo el futuro si vienen mal dadas. Y es que mañana, a las seis de la tarde en tierras vizcaínas, hay un Gernika-Izarra en el que los irundarras estarán muy atentos.

Si el Real Unión consigue la victoria, cualquier resultado en el mencionado duelo sería bueno. Una derrota del Gernika alejaría definitivamente el descenso directo y una victoria vizcaína dejaría el puesto que te manda a Tercera a la misma distancia y, además, colocaría a los de Irun en zona de permanencia.

Con un triunfo unionista el empate tampoco sería un mal resultado, pero imaginen lo que puede pasar si los txuribeltz pierden. Solo un empate en Urbieta beneficiaría a los de Irun, porque en ese caso, si el Gernika ganara el descenso estaría otra vez muy cerca y si gana el Izarra, la salvación se alejaría.

«Queda tela por cortar»

Alberto Iturralde, el entrenador del Real Unión, no esconde que «los dos últimos resultados que hemos conseguido, las victorias contra el Langreo y el Sporting, nos han fortalecido en la clasificación y en seguir creyendo en nuestras posibilidades para afrontar el final de temporada e intentar no solo eludir el descenso directo, también el puesto de promoción».

Aun así, tiene claro que «no podemos confiarnos. ¿Cómo nos vamos a confiar si estamos en el puesto de promoción? Lo que sí estamos es confiados porque jugando tres de los cuatro últimos partidos en el Stadium Gal, con nuestra afición, vamos a estar más cerca de conseguir la salvación. Ahora parece que es un mano a mano con el Izarra, pero si hacemos las cosas bien, vamos a meter a más equipos en el lío, también al Calahorra, al que si ganamos lo dejamos a dos puntos de nosotros. Queda mucha tela por cortar».

Del partido contra los calagurritanos el técnico cuenta que «nos enfrentamos a un equipo que siempre ha estado en la zona tranquila y ahora se puede complicar la vida. Los nervios están en casa de todos y si les hacemos un partido en el que estén incómodos, creo que nos irá bien».