El Real Unión se quiere aprovechar de la ansiedad del Logroñés

Garrido felicita a Eizmendi por el gol que marcó la semana pasada. / F. DE LA HERA
Garrido felicita a Eizmendi por el gol que marcó la semana pasada. / F. DE LA HERA

Los irundarras visitan esta tarde al cuadro riojano en Las Gaunas (18.00) | El equipo de Logroño, confeccionado para pelear por el play-off, ocupa puestos de descenso a Tercera

BORJA OLAZABAL IRUN.

Las aguas bajan revueltas por el río Ebro a la altura de Logroño. Si te apostas en uno de sus puentes y lanzas la caña, tendrás opciones de llevarte algo bueno a la mochila. Algo así deben pensar los jugadores del Real Unión, que esta tarde se enfrentan a la Unión Deportiva Logroñés a partir de las seis. Y es que a pesar de que solo se han disputado cinco jornadas ligueras, los riojanos ya están metidos en problemas y sus aficionados, de uñas con el equipo.

El conjunto irundarra no ha empezado bien la temporada en lo que a resultados se refiere, con una sola victoria en cinco partidos, pero con seis puntos está alojado en la zona media de la tabla y como no tiene ningún objetivo fijado para esta campaña, hay cierta tranquilidad en torno al equipo. Si el Real Unión puede meterse en la pelea con los de arriba, bien, pero si no lo consigue, tampoco pasará nada mientras se salve sin apuros.

La situación del Logroñés, sin embargo, es bien diferente. Los riojanos han puesto mucho dinero sobre la mesa para confeccionar una plantilla de garantías con la intención de estar con los mejores, pero no lo están consiguiendo.

El equipo de Logroño no ha ganado ningún partido, solo ha sumado tres puntos tras tres empates y solo ha marcado un gol. Con este escaso bagaje, los riojanos ocupan la decimoséptima posición en la tabla, o lo que es lo mismo, puestos de descenso a Tercera.

Así las cosas, Sergio Rodríguez, el entrenador del Logroñés, está contra las cuerdas. De hecho, ya se habla de su posible destitución. El propietario del club, Félix Revuelta, convocó a los medios el martes para hablar de la situación del equipo y dijo, preguntado por una posible derrota ante el Real Unión, que «Sergio tendrá que calibrar sus fuerzas. Él es un profesional del fútbol y sabe cómo es este trabajo, aunque es un hombre de club y siempre va a estar en el club. El proyecto de Sergio y el mío van unidos y van mucho más allá del primer equipo».

No hace falta llevar mucho tiempo en el mundo del fútbol para saber lo que pasará si el Real Unión le gana al Logroñés. Parece claro que los unionistas se convertirían en verdugos de Sergio Rodríguez.

Por ello, y como dijo Juan Domínguez en la previa, una de las claves del partido puede pasar porque los txuribeltz sepan jugar con la ansiedad de los riojanos.

Mirar hacia arriba

Al margen de lo que pueda suceder en Logroño tras el partido, en lo que se debe centrar el Real Unión es en conseguir la victoria para poder mirar hacia arriba. Los irundarras han sumado hasta el momento seis puntos (una victoria y tres empates) y comenzaron la jornada a cinco de los puestos de play-off. Aunque también están a solo tres del Logroñés, que marca el descenso.

 

Fotos

Vídeos