El Real Unión necesita una victoria para considerar que su inicio es bueno

Txusta saca con la mano ante la atenta mirada de Etxabeguren. / MICHELENA
Txusta saca con la mano ante la atenta mirada de Etxabeguren. / MICHELENA

Los irundarras juegan hoy en Urbieta contra el Gernika (18.00 horas) | El partido se disputará sobre hierba artificial, aunque los txuribeltz entrenan habitualmente sobre esta superficie

Borja Olazabal
BORJA OLAZABAL IRUN.

La línea que difiere lo bueno de lo malo es muy delgada en el mundo del deporte. Y casi efímera. Un día estás con buenas notas bajo el brazo y al siguiente todo son suspensos. Sobre todo, en los arranques ligueros, cuando el paso de las jornadas todavía no ha fijado los objetivos que deben tener esos equipos que no saben muy bien si van a tener que pelear por la zona de play-off o van a tener que trabajar por eludir la parte peligrosa de la tabla.

Así es como está a día de hoy el Real Unión. Con la duda sobre su cabeza. ¿Hacia dónde va este equipo? Hasta la segunda jornada, con cuatro puntos de seis posibles en el bolsillo, la marcha parecía buena, pero tras disputar el tercero de los partidos y caer en el Stadium Gal contra el Leioa, el arranque de la temporada se ha quedado algo tibio.

Pero todo esto cambiará (o no) tras el partido que los irundarras disputarán esta tarde a partir de las seis en Urbieta contra el Gernika. Una victoria volvería a colocar a los hombres de Juan Domínguez en la zona media alta de la clasificación. Les permitiría sentir que el inicio está siendo bueno y que están en la pelea con los mejores.

Pero una derrota amargaría aun más el sabor que ahora tienen los unionistas en la boca. Supondría dos partidos seguidos perdiendo, haber empezado la temporada con dos derrotas, un empate y una sola victoria... Es lo que tiene marcar un gol más o menos que tu rival.

Lograr uno más que el Gernika le daría aire al conjunto irundarra, un buen golpe de optimismo, pero no conseguirlo haría asomar nubarrones sobre este inicio liguero.

Lo bueno de todo esto es que pase lo que pase, la liga solo acabará de empezar y siempre habrá tiempo para variar rumbos.

Mirando a la superficie

En partidos como el de esta tarde en Urbieta, mucho se mira a la superficie sobre la que se va a desarrollar. el juego. La hierba artificial gusta poco a los futbolistas, pero lo cierto es que los jugadores del Real Unión están más que acostumbrados a este tipo de piso porque el anexo del Stadium Gal es de hierba artificial y el equipo suele entrenar en ese campo.

Por ello, esto nunca puede ser excusa. El Real Unión tiene que ir a por los tres puntos para intentar acercarse a los de arriba, que empezaron la jornada con siete puntos, por cuatro de los de Irun.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos