El Real Unión cierra la temporada visitando al Racing de Santander

Los unionistas solo han podido pelear por eludir el descenso de la categoría. /  F. DE LA HERA
Los unionistas solo han podido pelear por eludir el descenso de la categoría. / F. DE LA HERA

Los irundarras no se juegan nada en la última jornada liguera | Los cántabros necesitan la victoria y esperar que el Bilbao Athletic pierda para meterse entre los cuatro primeros

BORJA OLAZABAL IRUN.

Perdonen la intromisión, pero esta será una de las previas de partido menos atractivas que puedan leer. El Real Unión cierra esta tarde una temporada para el olvido. Una temporada que solo servirá para recordar los peores cursos del equipo en la Segunda División B. El que acaba hoy, sin lugar a duda, será uno de ellos. También echaremos mano de esta campaña cuando vuelvan a rescindir el contrato de un entrenador en el club irundarra. Y es que el cambio de José Luis Ribera por Asier Santana es de lo poco noticiable que ha dejado el equipo.

Alguno podrá decir que, al menos, el año deportivo ha sido emocionante, pero para otros este tipo de emociones. El Real Unión solo ha podido pelear por algo que no debería ni ser mentado por estos lares, eludir el descenso a Tercera División. Y no lo logró hasta la semana pasada, gracias a un empate ante el Sporting de Gijón B que sirvió para dejar de lado, definitivamente, la horrible opción de tener que luchar por un puesto en la categoría de bronce en la promoción de descenso.

No bajar de manera directa, que nunca ha sido una posibilidad, y evitar esa fatídica eliminatoria han sido las únicas alegrías que han dejado los txuribeltz en esta 2017/2018 que, esta tarde a las ocho, cogerá hueco en el cajón de los olvidos.

Y así es como se presenta el Real Unión al último de los partidos, el que tendrá lugar esta tarde en El Sardinero contra el Racing de Santander (18.00 horas). Un encuentro en el que los cántabros son los únicos que se juegan algo. Mucho además.

El Racing es quinto y está a dos puntos del Bilbao Athletic, que es cuarto y cierra las plazas de play-off. A los racinguistas solo les vale la victoria para superar al filial vizcaíno, pero también necesitan que estos pierdan contra el Tudelano en Lezama para poder soñar con el ascenso a Segunda.

Ambiente tenso

La situación del Racing, que era un claro aspirante a dar el salto de categoría, no es nada fácil. Todo apunta a que los de Santander, por mucho que ganen, se quedarán en quinta posición, lo que va a provocar que el ambiente en El Sardinero sea tenso.

La semana pasada en Zubieta, en un partido en el que el Racing se lo jugaba casi todo contra el Sanse, varios centenares de aficionados acompañaron al equipo. Los donostiarras ganaron 3-0 y desde el 1-0 los seguidores cántabros no hicieron más que abroncar a los suyos y dirigir gritos de dimisión hacia su directiva.

Ante la falta de motivación unionista, este puede ser el único resquicio que le quede al equipo para intentar acabar la temporada con una victoria. De lo que no hay duda es que el Real Unión jugará totalmente liberado y que a río revuelto, ganancia de pescadores.

En un campo de Primera, pero sin nada bonito por lo que luchar, cerrarán los de Irun el curso.

 

Fotos

Vídeos