El PNV propone la ampliación del Haurtxoko de Palmera-Montero

Josune Gomez y Xabier Iridoy, en el haurtxoko de Palmera-Montero. /
Josune Gomez y Xabier Iridoy, en el haurtxoko de Palmera-Montero.

Parte del local que ocupa en la actualidad está destinado a un almacén de vestuario del grupo de dantza Kemen

M.A.I.IRUN.

Xabier Iridoy, portavoz de EAJ-PNV de Irun, y Josune Gomez, concejal del grupo, que fuera delegada de Juventud, Educación y Euskara en el anterior mandato, han propuesto una ampliación del Haurtxoko de Palmera Montero. En la actualidad, este haurtxoko ocupa parte de un local municipal, que también alberga un almacén para que Kemen Dantza Taldea guarde su vestuario y enseres. «Pero esta situación está a punto de cambiar», señala Iridoy. «Ya ha finalizado la obra del frontón Uranzu y en esta infraestructura el grupo Kemen tiene un espacio adaptado para poder guardar su material. Por ello, y teniendo en cuenta el aumento de inscripciones en los haurtxokos, sobre todo en la zona de Palmera Montero, y con el fin de mejorar el servicio, entendemos que la totalidad del uso de este local municipal se debería dirigir al servicio de Gazteartean. De esta manera, se podría brindar una oferta más amplia del haurtxoko y responder mejor a las necesidades que se plantean».

Por otra parte, y teniendo en cuenta la modificación de créditos que se celebrará en septiembre, el grupo municipal del PNV considera éste «un momento idóneo para abordar la adecuación del local, hacer una pequeña obra, si hiciera falta y obtener el material pedagógico que fuera necesario para el servicio. Consideramos imprescindible que a través de esta modificación de crédito mejoren, entre otras muchas cuestiones, los servicios dirigidos a niños, niñas y jóvenes de nuestra ciudad», añadía Iridoy.

Josune Gomez, por su parte, hizo hincapié en que «hace cuatro años la situación del área de Juventud nada tenía que ver con la actual. Cuando entramos en el Gobierno, conversamos con los técnicos municipales para palpar mejor la situación y vimos la necesidad de cambiar la estrategia del área. Para que ese cambio tuviera cabida, tomamos varias decisiones. Entre otras, tuvimos que cerrar un haurtxoko en Ventas, que no cumplía las condiciones mínimas e idóneas y recibía sucesivas quejas, pero reconstruimos otro en el antiguo edificio de Elatzeta, renovamos y transformamos el de Elitxu y creamos uno nuevo en Palmera Montero. Además, profundizamos en el servicio que ofrecían los haurtxokos y los actualizamos para que fueran más atractivos y adecuados, porque los consideramos uno de los ejes fundamentales de Gazteartean».